Los 10 errores que, según los CDC, no debes jamás cometer con la comida

¿Cometes estos errores? Comer alimentos contaminados puede causarte la muerte

Los 10 errores que, según los CDC, no debes jamás cometer con la comida
Evita poner carne cocida en un plato o tabla que contenía carne cruda.
Foto: Siwon Lee / Pixabay

La intoxicación alimentaria es una enfermedad transmitida por los alimentos que están contaminados con bacterias, virus, parásitos, toxinas u otras sustancias. Cada año, 1 de cada 6 personas en los Estados Unidos se enferma por comer alimentos contaminados, según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

Los CDC advierten de los errores al manejar o preparar los alimentos que pueden provocar que tu o alguien de la familia se enferme. Las enfermedades transmitidas por los alimentos pueden llegar a requerir hospitalización y también causar la muerte.

10 errores que no debes cometer

1. Comer alimentos peligrosos cuando eres persona con más riesgo de intoxicarte

Cualquiera puede sufrir una intoxicación alimentaria. Hay personas que tienen más posibilidades de enfermarse o que su enfermedad se agrave. Entre estas personas se encuentran:

  • Adultos mayores de 65 años
  • Niños menores de 5 años
  • Mujeres embarazadas
  • Personas con sistemas inmunológicos debilitados. Con diabetes, enfermedad hepática o renal, alcoholismo y VIH/SIDA; o que reciben quimioterapia o radioterapia.

Las personas con mayor riesgo de intoxicación deben evitar comer productos de origen animal crudos o poco cocidos; brotes crudos o ligeramente cocidos; leche y jugos no pasteurizados y queso blando a menos que esté elaborado con leche pasteurizada.

2. No lavarte las manos

Los gérmenes que hay en tus manos pueden contaminar los alimentos. Antes, durante y después de preparar alimentos; así como antes de comer; y después de ir al baño o cambiar el pañal de un niño debes lavarte las manos durante 20 segundos con jabón y agua corriente.

3. Lavar la carne

No laves la carne, ya sea roja, de pollo o pavo, tampoco los huevos. Al hacerlo puedes propagar los gérmenes al fregadero, las encimeras y otras superficies de la cocina. Luego, estos gérmenes contaminan otros alimentos y te pueden enfermar. Cocinar bien la carne y los huevos es la forma de matar los gérmenes patógenos.

4. Pelar frutas y verduras sin antes lavarlas

Las frutas y verduras pueden transferir gérmenes como Salmonella desde su cáscara al interior de frutas y verduras cuando las cortas o pelas.

Lava frutas y verduras antes de consumirlas, aun cuando se pelarán. Algunas, como los melones, sandías o pepinos puedes frotarlas con un cepillo para eliminar la suciedad adherida a la piel.

5. Poner carne cocida en un plato o tabla que contenía carne cruda

Los gérmenes en la carne, el pollo o el pescado crudo pueden propagarse a la carne cocida. Usa platos separados.

6. No cocinar bien la carne, el pollo, el pavo, los mariscos o los huevos

La carne ya sea roja, de ave, pescados, mariscos y huevos son seguros después de que se hayan cocinado lo suficiente como para matar los gérmenes.

7. Comer masa o pasta cruda hecha con huevos o harina cruda

No comas alimentos que contengan huevos crudos o poco cocidos, tampoco masa cruda. La harina y los huevos crudos pueden contener E. coli, Salmonella, u otras bacterias dañinas.

8. Probar la comida para saber si aún está buena

Las bacterias patógenas, aquellas que te enferman, no se pueden ver ni oler en el alimento. Probar solo una pequeña cantidad puede enfermarte gravemente.

9. Descongelar o marinar la comida afuera del refrigerador

Las bacterias y otros gérmenes se pueden multiplicar rápidamente en la “Zona de Peligro” – temperaturas entre los 40 y los 140°F.

Descongela tus alimentos de manera segura en el refrigerador o en agua fría. Marina en refrigeración.

10. Dejar la comida muchas horas sin refrigerar

Los gérmenes que te enferman pueden crecer en alimentos perecederos si los dejas sin refrigerar por 2 horas o más. No solo la carne, incluye fruta cortada, arroz y sobras. Siempre refrigera la comida dentro de las primeras 2 horas o dentro de 1 hora si es un clima cálido o ha estado en una temperatura superior a los 90 ° F por un día caluroso o dentro del auto.

Divide en porciones pequeñas la comida para que se enfríe rápidamente. No hay problema en poner alimentos tibios o calientes en el refrigerador.

Tener en cuenta estas recomendaciones puede marcar la diferencia entre un alimento seguro y otro contaminado que te puede enfermar gravemente.

Te puede interesar: