Cuáles son los pros y contras de la ortodoncia invisible

El tratamiento con ortodoncia invisible puede alargarse si no somos disciplinados

Cuáles son los pros y contras de la ortodoncia invisible
Hay muchos beneficios en el uso de ortodoncia invisible.
Foto: Shutterstock

La ortodoncia invisible es un tipo de ortodoncia que se caracteriza por emplear férulas de plástico transparente, lo que las hace casi imperceptibles a la vista. Para las personas que buscan ser discretas con su tratamiento dental, esta es una opción atractiva.

No obstante, no todo es color de rosa con la ortodoncia invisible, tal como se explica en Muy Saludable, quienes indican que el tratamiento con las férulas de plástico puede extenderse más de la cuenta en determinadas circunstancias.

Puntos a favor de la ortodoncia invisible

La principal ventaja de la ortodoncia invisible es su discreción. Gracias a que se realiza con plástico transparente, la ortodoncia invisible es poco visible desde afuera, pudiendo ser visualizada únicamente si las otras personas reparan mucho en nuestra dentadura.

Lo anterior es muy útil para las personas que tengan algún complejo con que sean vistos con su ortodoncia, o para quienes una ortodoncia muy visible pueda generar algún tipo de complicación en el desarrollo de su empleo.

Por otro lado, la ortodoncia invisible se puede retirar cada vez que nos lavemos los dientes, un punto que la distingue de la ortodoncia convencional. Esto te ayudará a realizar tu rutina de higiene dental con mayor profundidad y facilidad.

En términos generales, la ortodoncia dental puede ser retirada para ocasiones puntuales para mayor facilidad del paciente. Podremos removerla para una sesión de fotos, para practicar algún deporte de contacto o deporte extremo, entre otras circunstancias.

Ortodoncia invisible
Se debe ser constante en el uso de la ortodoncia invisible para que el tratamiento tenga efecto. Fuente: Shutterstock

Poder retirar la ortodoncia invisible en ocasiones puntuales influye en nuestra alimentación porque mientras la ortodoncia fija nos obliga a adherirnos al consumo de ciertos alimentos, la invisible ofrece mayor libertad al solo tener que retirar las piezas antes de comer.

Por último, con la ortodoncia invisible corremos un menor riesgo de sufrir roturas gracias a la fortaleza de los materiales con los que se hacen los aparatos.

Puntos en contra de la ortodoncia invisible

Por un lado, el tratamiento con ortodoncia invisible puede alargarse en el tiempo si el paciente retira las piezas por más tiempo del necesario. Este es un escenario poco frecuente, pero que se da de igual manera.

El riesgo de extensión del tratamiento es más común en niños que en adultos, especialmente si los padres no supervisan adecuadamente el cumplimiento de las indicaciones del especialista dental.

Para evitar este escenario se recomienda ser disciplinado y responsable con las piezas dentales, así como ser riguroso al momento de identificar qué situaciones piden más una remoción de las piezas que otras con el fin de cumplir el tratamiento indicado.

Como toda técnica, la ortodoncia presenta ventajas e inconvenientes que el paciente debe tomar en cuenta antes de elegir la ortodoncia invisible como su modalidad de tratamiento dental de manera que dicho tratamiento se lleve a cabo del mejor modo posible y de esta forma tener una buena salud dental.

También te puede interesar:

7 consejos ante la aparición del primer diente de tu bebé

¿Qué tan costosas son las carillas dentales?