Trump tiene esperanzas de ganar la elección, pero los tribunales le dan la espalda

El presidente mantiene su postura de que el 3 de noviembre ganó la contienda

Trump tiene esperanzas de ganar la elección, pero los tribunales le dan la espalda
Rudy Giuliani, literalmente, ha sudado tinta en la defensa del presidente Trump.
Foto: Drew Angerer / Getty Images

El presidente Donald Trump intenta mantenerse estoico y hasta esperanzado ante los resultados en su contra de la elección del 3 de noviembre, pero los tribunales le están enviado mensajes poco alentadores.

Aunque tuvo que ceder a que la directora de la Administración General de Servicios (GSA, por su siglas en inglés), Emily Murphy, firmara el memorando para iniciar formalmente el proceso de transición al gobierno del presidente electo Joe Biden, el mandatario republicano insiste en que las cortes decidirán a su favor.

“Recuerden, la GSA ha sido excelente y Emily Murphy ha hecho un gran trabajo, pero la GSA no determina quién será el próximo presidente de los Estados Unidos”, escribió este martes.

El mandatario tiene razón. Los votantes lo decidieron el 3 de noviembre a quién querían de presidente, según las certificaciones electorales que recientemente sumaron Pensilvania y Nevada a favor de Biden, pero el republicano sigue su batalla en cortes.

Sin embargo, en Michigan y Pensilvania, los estados que más ha peleado, los planes de su equipo legal, liderado por Rudy Giuliani, no han logrado un solo triunfo, aunque por cada derrota parece abrirse una nueva oportunidad, pero hay un límite aún inalcanzable: la Corte Suprema.

La semana pasada Giulini —quien, literalmente, sudó tinta— acusó en conferencia de prensa que hubo fraude electoral en Nevada, Arizona, Wisconsin, Michigan, Pensilvania y Georgia, pero no presentó pruebas ni explicó el esquema con el cual los demócratas habrían logrado su objetivo de afectar la reelección del presidente.

Al interior del equipo las divisiones abonan a la poca credibilidad. A los pocos días de formar parte de la polémica conferencia de prensa, la campaña del republicano desconoció a la abogada Sidney Powell. La defensora del presidente gusta de teorías conspiratorias e insistió en la intervención de Hugo Chávez y sus aliados, a pesar de que el líder venezolano murió en 2013.

“Sidney Powell está ejerciendo la abogacía por su cuenta. Ella no es miembro del equipo legal de Trump. Tampoco es abogada del presidente a título personal”, el equipo de defensa en un comunicado.

Al mismo tiempo, más republicanos se suman a las críticas contra el presidente y de sus abogados por acusaciones poco serias sobre fraude electoral, incluido un aliado del mandatario, Chris Christie, exgobernador de Nueva Jersey, quien consideró que Giuliani y sus colaboradores era una “vergüenza nacional”.

El gobernador de Maryland, Larry Hogan, incluso consideró en CNN que la postura del equipo de defensa del presidente Trump están haciendo ver a EE.UU. como una “república bananera”, cuando antes era una nación que vigilaba las elecciones en otros países.

¿Opciones para el presidente?

A pesar de las derrotas, el el equipo legal del presidente Trump encontró nuevas opciones, pero no necesariamente determinantes.

Las legislaturas estatales en Pensilvania, Arizona y Michigan celebrarán audiencias públicas sobre las elecciones a partir de este miércoles y la próxima semana.

Se trata de reuniones donde los legisladores ofrecen posturas sobre el proceso electoral y luego dan oportunidad a los contendientes a mostrar pruebas a favor o en contra del proceso.

En Gettysburg, Pensilvania, la campaña del mandatario republicano adelantó que se presentarán “testimonios de testigos” sobre el fraude electoral. Los mismos que han funcionado poco en los tribunales.

“Es de interés para todos tener una investigación completa de las irregularidades electorales y el fraude”, dijo Giuliani. “Y la única manera de hacerlo es con audiencias públicas, con testigos, videos, fotografías y otras pruebas de ilegalidades de las elecciones del 3 de noviembre”.

El exalcalde de Nueva York dijo que esas audiencias son esenciales antes de que los votantes electorales otorguen sus votos.

“Nos complace que las legislaturas estatales de Pensilvania, Arizona y Michigan convoquen audiencias para examinar las elecciones presidenciales del 3 de noviembre”, asestó.