Conoce la historia de Genie, una niña que fue aislada desde su nacimiento

La historia de esta jovencita es estremecedora, una muestra del maltrato humano

Conoce la historia de Genie, una niña que fue aislada desde su nacimiento
La niña estuvo encerrada durante un largo periodo de tiempo.
Foto: Shutterstock

Una historia estremecedora fue la que vivió esta jovencita llamada Genie, cuyo nombre le fue asignado por una doctora que la atendió, ya que al parecer sus padres no le habían dado uno propio.

Causa mucho desconcierto pensar en las razones que llevaron a los padres a aislar a la niña y no darle el trato necesario para su sano crecimiento y pleno desarrollo de su salud mental. A continuación, te contaremos los detalles de este caso.

Cómo se produjo el aislamiento

Genie nació en 1957 en la ciudad de Arcadia, perteneciente al estado de California, en Estados Unidos. Su padre, de nombre Clark, sufría de una depresión fuerte debido a la muerte de su madre, ocasionada por un accidente de tránsito.

Por otra parte, la madre de Genie, llamada Irene, tenía 20 años menos que su esposo, y sufría de maltrato físico de forma constante. El hermano mayor de la niña tenía por nombre John.

La niña no pronunció ninguna palabra hasta los dos años. Cuando un médico la evaluó, su conclusión fue que la pequeña a lo mejor padecía de una discapacidad intelectual.

Este fue el motivo para que su padre, quien no quería que su hija se expusiera a los peligros del exterior, tomara la decisión de aislarla por completo.

Encierro y trato cruel

Aislamiento
El aislamiento puede generar problemas graves en el desarrollo de las personas. Fuente: Pixabay

A partir de este momento y hasta los 13 años, Genie fue encerrada y aislada por completo. Su padre la encerró en un cuarto, donde estuvo privada de cualquier tipo de estímulo. Estuvo encadenada durante toda su infancia en una silla que tenía adjunta un orinal.

Su cama era prácticamente una jaula y tenía como cama un simple saco de dormir. Su padre, Clark, no dejaba que la pequeña hablara ni que hiciera ruido alguno, y para ello la golpeaba o imitaba ruidos de animales salvajes para que ella se asustara.

Contacto con el mundo exterior

Su madre, cansada de los malos tratos a la que era sometida, decidió un día abandonar a su esposo, y se llevó consigo a John y Genie, según lo reseña Psicología y Mente.

Llegó a un centro de beneficencia de Temple City, debido a que no tenía dinero ni los medios para subsistir. La mujer que atendió a la familia notó el comportamiento extraño de la niña, ya que no era normal para la edad que tenía.

Por este motivo le quitaron la custodia y la pequeña Genie estuvo bajo la tutela del Estado. Ahora bien, debido a las condiciones en las que se encontraba, los servicios sociales del estado de California asumieron los gastos de los tratamientos que necesitaba la pequeña.

Objeto de estudio

La pequeña Genie fue objeto, durante los siguientes años, de estudio por varios especialistas de psicología.

Las terapias le ayudaron a mejorar su lenguaje, aprendió nuevas palabras y fue capaz de construir frases cortas. Por otro lado, los psicólogos aprovecharon el caso para conocer el impacto que tiene la deprivación sensorial en un individuo.

Ella logró aprender algunas cosas, como lograr vestirse y tratar de comer por sí misma. Sin embargo, estos estudios se suspendieron debido a que el financiamiento se acabó y la madre reclamó la custodia de la niña.

Este es un caso realmente triste y que no debería ocurrir. Una persona jamás debe ser privada de su libertad y, durante la niñez, debe tener las atenciones necesarias para su completo desarrollo.

Además, si sufre algún trastorno o algún problema de salud mental, lo mejor es llevarlo a especialistas que serán capaces de brindar herramientas para que puedan integrarse a la familia y al entorno.

También te puede interesar:

7 claves para superar los complejos que nos hacen inseguros