Los pulmones de sobrevivientes de COVID-19 grave se recuperan bien

Un nuevo estudio reveló que los pacientes atendidos en una unidad de cuidados intensivos logran una mejor recuperación

Los pulmones de sobrevivientes de COVID-19 grave se recuperan bien
Un hombre es dado de alta luego de sufrir COVID-19 en un hospital de Wuhan, en China.
Foto: AFP / Getty Images

Requerir atención hospitalaria en una unidad de cuidados intensivos (UCI) a causa de complicaciones provocadas por el SARS-CoV-2 no es un panorama alentador, pero saber que los pulmones de sobrevivientes de COVID-19 grave se recuperan bien en la mayoría de los casos sí es una buena noticia.

Una investigación del Centro Médico Universitario de Radboud en Países Bajos reveló que el tejido pulmonar de la mayoría de las personas que tuvieron COVID-19 con síntomas graves muestra una buena recuperación con el tiempo. De hecho, quienes pasaron por cuidados intensivos se han restablecido mejor que quienes se quedaron en casa atendidos por su médico de cabecera.

En el estudio participaron 124 pacientes que fueron dados de alta por infecciones agudas por coronavirus. Se les realizó una tomografía computarizada, una prueba de función pulmonar y otros exámenes médicos. Los especialistas encontraron que, después de tres meses, la mayoría de los pacientes estaban registrando una buena recuperación, pues el daño residual en sus pulmones era limitado.

Para la investigación, los médicos dividieron a los participantes en tres grupos: pacientes atendidos en una UCI, pacientes ingresados en una sala de enfermería y pacientes que se quedaron en casa con síntomas persistentes atendidos por su médico de cabecera. Después de tres meses de cursar la enfermedad, el tercer grupo bajo el cuidado de su médico mostró la peor recuperación, pues sus síntomas se prolongaron de manera persistente.

“Hay un subgrupo claro de pacientes que inicialmente experimentaron síntomas leves de COVID-19 y luego siguieron experimentando quejas y limitaciones persistentes a largo plazo. Lo sorprendente es que apenas encontramos anomalías en los pulmones de estos pacientes. Considerando la variedad y gravedad de las quejas y el tamaño plausible de este subgrupo, existe una necesidad urgente de realizar más investigaciones sobre las explicaciones y las opciones de tratamiento”, explicó en un comunicado el neumólogo Bram van den Borst, autor principal del estudio. En cambio, el grupo de pacientes observados que recibió atención en una UCI, logró una mejor recuperación.

Algunos de los síntomas prolongados más comunes después de tres meses son fatiga, dificultad para respirar y dolores en el pecho, así como una calidad de vida disminuida. “Los patrones que vemos en estos pacientes muestran similitudes con la recuperación después de la neumonía aguda o el síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA), en el que se acumula líquido en los pulmones. La recuperación de estas condiciones también suele requerir mucho tiempo. Es alentador ver que los pulmones después de las infecciones por COVID-19 exhiben este nivel de recuperación“, afirmó el doctor Van den Borst.

La investigación fue publicada en la revista médica Clinical Infectious Diseases.