5 claves que tienes que saber antes de recalentar la comida en el microondas

Recalentar en el microondas de manera adecuada puede destruir las bacterias dañinas

5 claves que tienes que saber antes de recalentar la comida en el microondas
Foto: Shutterstock

El microondas es un excelente aliado de la cocina. Seguir algunas guías de seguridad al recalentar en este aparato no solo te puede librar de algún accidente, también de una intoxicación alimentaria.

1. Calentar en el recipiente adecuado

A veces por inmediatez te puede dar igual usar cualquier reciente de plástico en el que refrigeraste las sobras de comida. El hecho de que sea plástico no quiere decir que sea apto para el microondas.

Ciertos productos químicos en el plástico pueden filtrarse del plástico a los alimentos y bebidas. Algunas de estas sustancias químicas se han relacionado con problemas de salud como trastornos metabólicos (incluida la obesidad) y reducción de la fertilidad. Podrías estar obteniendo una dosis aún mayor de sustancias químicas potencialmente dañinas al calentar las sobras en el microondas en un recipiente de plástico no adecuado, según publica la Revista de la Escuela Médica de Harvard.

Las envolturas de plástico para microondas, el papel encerado, las bolsas para cocinar, el papel pergamino y las toallas de papel blancas aptas para microondas son seguras de usar.

2. Evita accidentes

No uses bolsas de plástico delgadas, papel marrón o bolsas de plástico para comestibles, periódicos o papel de aluminio en el horno microondas.

3. Destruye las bacterias

Coloca los alimentos de manera uniforme en un plato tapado y agrega un poco de líquido si es necesario.

Cubre el plato con una tapa o envoltura de plástico.  Afloja o ventila la tapa para dejar escapar el vapor.

Revuelve o gira los alimentos a la mitad del tiempo de microondas para eliminar los puntos fríos donde las bacterias dañinas pueden sobrevivir.

La Universidad de Minnesota asegura que el calor húmedo ayuda a destruir las bacterias dañinas y asegura una cocción uniforme.

4. Deja reposar la comida

Después de recalentar la comida en el microondas, cubrela y déjala reposar durante 2 minutos antes de comerla. De ser posible usa un termómetro para alimentos limpio para verificar que los alimentos hayan alcanzado los 165 F.

5. Evita calentar ciertas comidas y bebidas en el microondas

Huevos duros. Pueden explotar y causar serias lesiones cuando se pinchan o muerden. Se debe a que la humedad de su interior crea una acumulación de vapor.

Leche materna. El microondas calienta la leche y los alimentos del bebé en forma dispareja. Parte del alimento este hirviendo o tan caliente (aunque ni lo parezca) como para causar daño al pequeño, según la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA).

El pollo tiene una mayor densidad de proteínas que la carne roja, cuando se recalienta, las proteínas se descomponen de manera diferente y pueden causar malestar estomacal.

Corta en pequeños pedazos y remueve y gira la carne para garantizar un calentamiento uniforme por dentro y por fuera. Si tu horno no tiene plataforma giratoria, rota el plato.

Te puede interesar: