Adelgazar el próximo año: ¿Cómo funciona el método “Conócete a ti mismo”?

Si ya has probado todas las dietas y perder peso es tu objetivo año con año, esto te interesa

Si cada año incluyes "adelgazar" en tu lista de resoluciones, este método puede ser para ti.
Si cada año incluyes "adelgazar" en tu lista de resoluciones, este método puede ser para ti.
Foto: Unsplash

Hemos llegado a la época en que hacer nuestras resoluciones para el próximo año ocupa una parte de nuestro tiempo y de nuestra energía. Si “adelgazar el próximo año” es uno de esos propósitos que aparece en tu lista cada año y ya has probado todas las dietas y consejos sin obtener los resultados que deseas, “Conócete a ti mismo” puede ser para ti.

¿Cómo funciona el método “Conócete a ti mismo”?

David G. Allan, un escritor de la cadena CNN, compartió cómo logró perder 30 libras, sin volver a subirlas y sin sacrificar sus comidas favoritas. Claro, se trata de un proceso de tres años en los que, con constancia y disciplina, Allan ha alcanzado sus metas gradualmente, proponiéndose nuevos retos cada vez y sabiendo cuáles eran los premios más deseados que podía ofrecerse a sí mismo luego de alcanzar sus objetivos; es decir, conociéndose a sí mismo.

El primer paso

En su columna The Wisdom Project, el escritor asegura que tenía muchas ganas de estar en forma, pero a la vez no quería dejar de comer lo que le gustaba. Así que hizo una lista de premios, regalos que deseaba incluso más que sus platillos favoritos y que le servirían de incentivo cada vez que lograra perder peso.

Incluyó en su lista desde una botella de cerveza hasta un equipo para esquiar. Luego, según su costo, los clasificó en seis niveles en los que también clasificó los rangos de peso que quería perder. Por ejemplo, si lograba perder cuatro libras en un mes, ganaría un premio del nivel 1; al perder otras cuatro libras, ganaría un premio del nivel 2 y así sucesivamente, de manera que para llegar a los premios del nivel 6, debería perder más de 20 libras.

Allan asegura que nunca dejó de comer pizza, donas ni cerveza, sino que se hizo más consciente de lo que comía y de cómo sus decisiones alimentarias impactarían en la báscula y en los regalos que iba a recibir. También comenzó una rutina de actividad física fundamental para lograr sus objetivos y agregó regalos de otra especie, como libros y salidas al cine.

Los resultados

Inspirado en el “efecto Happy Meal”, como le han llamado los psicólogos a la motivación que experimentan algunas personas para dejar de fumar o adelgazar a cambio de dinero, Allan continuó con su régimen. Para finales del primer año había perdido 25 libras y había ganado una bicicleta plegable, un juguete Halcón Milenario y un robot de trivia 2-XL, entre otros premios más pequeños.

En el siguiente año sólo se planteó dos niveles de regalos: para el 4 se compró un molinillo de café de alta gama y para el 5 se compró un iPad. Allan ha mantenido su pérdida de peso y en su tercer año de este régimen fuera de lo común, se siente bien y planea llegar al nivel 6.

“El objetivo de compartir este sistema no es que repitas mi experimento. Puede que no funcione para ti, especialmente si simplemente compras las cosas que deseas”, escribe en su columna, pero si puedes encontrar un motivador para perder peso, aunque no tenga nada qué ver con tu objetivo, puede que obtengas buenos resultados. “Siempre hay algo que quieres, ¿verdad? ¿Puedes descubrir cómo darte eso a ti mismo para incentivar un comportamiento que de otro modo no podrías dominar por ti mismo? Si es así, indudablemente encontrarás la experiencia, eh, gratificante”, agrega.