Programas de comida gratis en riesgo de desaparecer, si el Congreso no aprueba rápido el nuevo paquete de estímulo

De no aprobarse el paquete de ayuda, el programa de comida gratis terminará el 30 de diciembre

Programas de comida gratis en riesgo de desaparecer, si el Congreso no aprueba rápido el nuevo paquete de estímulo
Ayuda de comida.
Foto: AFP / Getty Images

En el Congreso está la decisión de aprobar el nuevo paquete de estímulo, de no hacerlo varios beneficios estarían en riesgo de desaparecer, como el programa de comida gratis, que beneficia a las personas en inseguridad alimentaria.

El programa Everyone Eats estará vigente hasta el 30 de diciembre, si los legisladores no aprueban el nuevo proyecto de Ley de estímulo.

En Vermont crece la preocupación, así como en la mayoría de los estados por la permanencia o no de Everyone Eats.

Solo hasta el 30 de diciembre

Vermont Everyone Eats fue financiado con $6 millones de dólares para brindar alimento gratis a gente en inseguridad alimentaria, y de no aprobarse la ley de Estímulo, en dos semanas cerraría, y no solo eso, tendrían que regresar los recursos sobrantes, dijo la organizadora Brittany Sperber.

El programa Everyone Eats entró en vigor por la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica para el Coronavirus (CARES, por sus siglas en inglés), sin embargo, no está clara su continuidad.

Lo cual preocupa a los gobierno estatales y locales, ya que la situación de inseguridad alimentaria se agrava conforme se incrementan los casos de coronavirus en el país.

En riesgo los programas de comida gratis

Ya que el sector laboral esta siendo golpeado por los efectos de la pandemia, que obligó a los gobiernos dictar confinamientos para evitar la propagación del Covid-19

En total, la Ley CARES destinó alrededor de 150,000 millones de dólares para programas como Vermont Everyone Eats.

Y es que esa ayuda también benefició a los restaurantes que se vieron obligados a cerrar por la pandemia.

Ya que reciben fondos para la entrega de comidas gratis a la población.

A su vez, los restaurantes se comprometieron a comprar el 10% de sus alimentos a agricultores y productores locales.

Ahora la moneda está en el aire para saber el destino del programa Everyone Eats.

Te puede interesar: