Infieles esperan una vacuna contra el COVID-19 para tener relaciones sexuales “responsablemente”

La pandemia ha disminuido las posibilidades de engañar a la pareja

La infidelidad no tiene tregua durante la pandemia.
La infidelidad no tiene tregua durante la pandemia.
Foto: Shutterstock

La intimidad sexual es uno de los muchos aspectos que el nuevo coronavirus ha venido a cambiar en el mundo, pues las restricciones de movimiento y el temor a contagiarse dificultan los encuentros entre las sábanas, especialmente cuando se trata de ejercer el ingrato arte de engañar a la pareja.

Los infieles esperan una vacuna contra el COVID-19 para tener relaciones sexuales “responsablemente”, según reveló un sondeo realizado por Ashely Madison. 2,400 miembros del famoso sitio web respondieron preguntas sobre cómo la pandemia ha cambiado su realidad en la intimidad y sus prácticas de relacionamiento.

Entre otros datos, la encuesta reveló que el 40 por ciento de los infieles quieren recibir una vacuna contra la enfermedad para “continuar teniendo relaciones en persona de manera responsable”. Además, quienes mantienen relaciones satélite independientes de su relación formal, señalan que esa infidelidad es una expresión de autocuidado y una forma de mantener equilibrio en su relación central.

¿Por qué tener una aventura durante el encierro?

Otro informe de Ashley Madison titulado Love Beyond Lockdown, que reúne los datos de diversas encuestas realizadas entre casi 12,000 de sus miembros, revela que, a pesar de las restricciones impuestas durante la pandemia, los infieles encuentran la manera de continuar sus affaires.

Un 95 por ciento confesó que su interés en encontrar o mantener relaciones externas no ha disminuido, mientras un 32 por ciento aseguró haber tenido citas en persona desde que comenzó la pandemia.

En cuanto a los motivos que tienen los infieles para buscar un affaire durante el encierro, un 64 por ciento dice que le falta actividad sexual, un 44 por ciento quiere sentirse atractivo, otro 40 por ciento lo hace para librar el aburrimiento, 23 por ciento lo hace para distraerse, 20 por ciento quiere tomar un descanso de su esposa y un 13 por ciento asegura que ser infiel le ayuda a mantener un sentido de normalidad.

De los encuestados, un 53 por ciento confesó tener una relación alterna durante la pandemia. De ellos, el 51 por ciento la ha mantenido en el ámbito virtual y el otro 49 por ciento ha tenido encuentros personales en los que, aseguran, mantienen medidas de prevención para evitar el contagio de COVID-19 como usar desinfectante de manos, evitar multitudes o tener citas al aire libre.

Eso sí, hasta que reciban una vacuna los infieles señalan que son más selectivos con las personas con quienes tienen encuentros presenciales y que probablemente esperarán un poco más para tener relaciones sexuales.