Juicio político a Trump empezaría después de primeros 100 días de Biden en la presidencia

Los demócratas tienen una razón especial para retrasar el proceso de 'impeachment'

Juicio político a Trump empezaría después de primeros 100 días de Biden en la presidencia
Chuck Schumer y Nancy Pelosi, líderes demócratas en el Congreso.
Foto: Michael Reynolds / EFE

El presidente Donald Trump será expuesto a un nuevo juicio político, pero este empezaría meses después de su salida de la Casa Blanca.

El congresista James E. Clyburn, uno de los demócratas de más alto rango, la Cámara de Representantes votaría a favor de un nuevo juicio contra Trump este martes, pero tardaría en enviar la resolución al Senado.

El juicio político es para condenar a Trump por incitar el ataque al Capitolio del 6 de enero, cuando cientos de sus seguidores ingresaron a la fuerza al edificio en un incidente que dejó cuatro muertos, entre estos un policía.

La acción legislativa es diferente a invocar la enmienda 25 de la Constitución, que permite la destitución de un presidente. Legisladores y otras personalidades políticas han solicitado la renuncia de Trump por los hechos del Capitolio.

El cálculo de los demócratas

De acuerdo a lo explicado por Clyburn, el tiempo para conseguir la destitución de Trump por la vía del juicio político es poco ya que el Senado se encuentra en receso hasta el 19 de enero, un día antes de que Biden asuma la presidencia.

Sin embargo, los demócratas no quieren dejar de juzgar a Trump ya que por esa vía se podría condenarlo a nunca más ejercer un cargo público. La Cámara votaría a favor del juicio político el martes, pero lo dejaría para después de los primeros 100 días del gobierno de Biden con el fin de agilizar la agenda del nuevo presidente, especialmente lo relacionado con la lucha contra el coronavirus y mitigar sus efectos económicos.

Es por esta razón que los demócratas, que tendrán la mayoría en la Cámara y el Senado, prefieren llevar a juicio a Trump hasta bien entrada la primavera. El objetivo principal es no distraer al gobierno de Biden en sus primeros días.