Lisa Montgomery no será ejecutada hoy por matar a embarazada y sacarle bebé del útero en Missouri

Los abogados de la mujer han pedido la conmutación de la pena bajo alegaciones de que sufre graves problemas mentales que carga desde su niñez

Lisa Montgomery no será ejecutada hoy por matar a embarazada y sacarle bebé del útero en Missouri
Lisa Montgomery fue sentenciada a la pena de muerte federal en el 2004.
Foto: Wyandotte County Sheriff / EFE

A solo horas del plazo para su ejecución bajo inyección letal por haber asesinado a una embarazada y sacarle el feto del vientre, un juez federal le dio un nuevo respiro de vida a Lisa Montgomery al suspender temporalmente el procedimiento.

Se suponía que este martes, Montgomery fuera ejecutada en el Complejo Correccional Federal en Terre Haute, Indiana.

Sin embargo, este lunes, el juez James Hanlon de la Corte Distrito del Sur de Indiana le dio paso mediante orden judicial a una moción para realizar una audiencia dirigida a determinar si Montgomery se encuentra apta para la ejecución.

Al momento, no se ha establecido la fecha para la vista en el tribunal, pero ya la Fiscalía notificó que apelaría la decisión.

La convicta es la única mujer que enfrentaría la ejecución federal en casi 70 años.

Montgomery fue condenada a la pena de muerte por asesinar a la embarazada Bobbie Jo Stinnett, extraer la bebé del vientre y secuestrarla para hacerla pasar por su hija.

Los hechos por los que resultó convicta la mujer, hoy con 52 años, ocurrieron el 16 de diciembre del 2004. Montgomery, con 36 años en ese entonces, condujo desde Kansas hasta la casa en Missouri de Jo Stinnett, de 23 y con seis meses de embarazo -bajo engaños- para asesinarla.

Los abogados de la estadounidense así como parientes y grupos en contra de la pena de muerte han pedido clemencia al presidente Donald Trump y que le conmute la sentencia a una de cadena perpetua.

El sistema le falló desde niña

Kelley Henry, abogada de Montgomery, ha alegado entre otras cosas, que su clienta sufre de severos problemas mentales que fueron exacerbados por un patrón de tortura sexual desde niña a manos de personas que se supone la cuidaran. Expertos en psiquiatría además han corroborado que la mujer es incapaz de entender las bases de la ejecución de la que intentan librarla.

“La Sra. Montgomery se encuentra mentalmente deteriorada y estamos buscando la oportunidad de probar su incompetencia”, indicó Henry en declaraciones citadas por NBC.

El caso contra la mujer podría extenderse hasta después de la toma de posesión del presidente electo Joe Biden. El demócrata ha manifestado su intención de establecer una moratoria en la pena de muerte federal.

En el pedido de clemencia este mes a Trump, de casi 7,000 páginas, los abogados de la mujer mencionaron el alcoholismo de la madre de Montgomery como causa de daño cerebral que resultó en discapacidades psiquiátricas significativas e incurables. Además detallan el historial de abuso físico, violación y tortura que sufrió su clienta por parte de su padrastro y su progenitora, que la vendió a traficantes sexuales.