6 maneras naturales de suprimir el apetito

Estos son los métodos más populares para suprimir el apetito, son consideradas magníficas técnicas para bajar de peso y controlar la ansiedad por comer

Bajar de peso nunca fue tan sencillo, conoce las mejores recomendaciones para olvidarte de la constante ansiedad por comer.
Bajar de peso nunca fue tan sencillo, conoce las mejores recomendaciones para olvidarte de la constante ansiedad por comer.
Foto: Shutterstock

Está comprobado que uno de los principales enemigos de la pérdida de peso, es el constante apetito que en cierto punto puede convertirse fácilmente en una adicción por comerEs importante no confundir hambre con apetito, la principal diferencia es una necesidad contra un deseo. De hecho aprender a conocer nuestro cuerpo y saber distinguir entre estos dos simples conceptos es una gran medida para cuidar nuestra salud y peso corporal.

Con base en lo anterior mucho se ha hablado acerca de los famosos “supresores del apetito”, que tienen la versatilidad de poder ser un alimento, suplemento u otro método que evita que una persona sienta hambre. Es cierto que algunos métodos son más efectivos y seguros que otros, un claro ejemplo son los fabricantes de píldoras supresoras del apetito quienes hacen grandes afirmaciones sobre su capacidad para suprimir el apetito y promover la pérdida de peso. Sin embargo, a nivel médico y científico en muchos casos se desconoce la eficacia de estas píldoras y, según información liberada por los Institutos Nacionales de Salud (NIH), suelen tener efectos secundarios peligrosos.

La buena noticia es que actualmente contamos con una amplia variedad de métodos naturales para suprimir el apetito, de una manera saludable y sin riesgos. Conoce cuáles son las mejores alternativas, avaladas por la ciencia y evita comer en exceso.

1. Consume más proteínas y grasas saludables 

No todos los alimentos satisfacen el hambre por igual; comer alimentos ricos en proteínas o grasas puede reducir los antojos y suprimir el apetito. En comparación con los carbohidratos, las proteínas y ciertas grasas son más efectivas para satisfacer el hambre y mantenernos satisfechos por más tiempo. No en vano en los últimos meses han salido a la luz todo tipo de dietas que se basan en la ingesta de estos dos macro-nutrientes. Según las Guías Alimentarias para los estadounidenses, se recomienda el consumo de alimentos ricos en proteínas: carnes magras, huevos, frijoles, guisantes, productos de soya y yogurt griego. También se aconseja el consumo de grasas saludables, como es el caso de las nueces, semillas, aguacates, pescados grasas y aceite de oliva. 

Grasas y proteínas saludables. /Foto: Shutterstock

2. Bebe un vaso de agua antes de cada comida

Se cuenta con referencias que avalan los beneficios de beber un vaso grande de agua antes de comer, se dice que es un sencillo método que aporta saciedad y hace que las personas comen menos y controlen más los excesos. Además se cuenta con otro estudio, que analizó el apetito en 50 mujeres con sobrepeso, los resultados demostraron que beber 1,5 litros de agua al día durante 8 semanas provocó una reducción del apetito y del peso, y también condujo a una mayor pérdida de grasa. Una buena alternativa para los días fríos es comer como entrada una sopa ligera, como algún caldo de vegetales, pollo o res, es ideal para suprimir el apetito en invierno. 

Beber agua
Beber agua. /Fuente: Pexels

3. Consume más alimentos ricos en fibra

Es bien sabido que la fibra es considerada uno de los nutrientes más importantes para el organismo, es fundamental en la digestión y clave en la pérdida de peso. La fibra no se descompone como otros alimentos, por lo que permanece en el cuerpo por más tiempo y esto ralentiza la digestión y mantiene la saciedad por mucho más tiempo. La investigación sugiere que la fibra puede ser un supresor eficaz del apetito. Las dietas ricas en fibra también se asocian con tasas de obesidad más bajas. Se cuenta con otra revisión, en la cual se encontró que la introducción de fibra adicional en la dieta fue efectiva en la mayoría de los casos. Apuesta por el consumo de alimentos saludables ricos en fibra, como es el caso de: cereales integrales, frijoles y legumbres, manzanas y aguacates, almendras, semillas de chía y vegetales.

Suplementos de fibra.
Alimentos ricos en fibra. /Foto: Shutterstock

4. Bebe té de Yerba Maté

Claro el té no podía faltar como uno de los más poderosos supresores del apetito, es considerado la bebida más saludable del planeta y tiene efectos positivos sobre el metabolismo.Llama de manera particular la atención el consumo de té de Yerba Maté, se cuenta con una investigación que avala los beneficios de esta variante de té que proviene de la planta Ilex paraguariensis. Se asocia con bondades para reducir el apetito y mejorar el estado de ánimo, es ideal para combinarlo con ejercicio de alta intensidad. 

Yerba mate. /Foto: Impremedia

5. Apuesta por el chocolate amargo

Aunque no lo creas esta suculenta delicia terrenal se asocia con grandes beneficios para suprimir el apetito y es ideal para cumplir de manera saludable con los antojos dulces. Se cuenta con un estudio interesante en el que se demostró, que los participantes comieron considerablemente menos durante su próxima comida después de comer chocolate negro en lugar de otro tipo de chocolates y alimentos dulces. Se considera un gran aliado por su poder saciante y energético. 

chocolate
Chocolate amargo./Foto: Shutterstock

6. Come jengibre

En los últimos meses todas las tendencias hablan acerca de los inmensos beneficios del consumo de jengibre, una popular especia de origen asiático que brilla por sus poderosos antioxidantes y propiedades antiinflamatorias. Se ha demostrado que consumir una pequeña cantidad de jengibre en polvo reduce el apetito y aumenta la saciedad, posiblemente debido a su efecto estimulante sobre el sistema digestivo. 

Jengibre. /Foto: Shutterstock