¿Es malo para tu salud levantarte a comer en la madrugada?

El descanso es indispensable para el bienestar de tu cuerpo

Comer en la madrugada favorece la obesidad, estrés, reflujo y desgaste en los órganos.
Comer en la madrugada favorece la obesidad, estrés, reflujo y desgaste en los órganos.
Foto: Foto de nrd en Unsplash / Unsplash

Imagina que trabajas en una empresa muy compleja, con muchos departamentos y cada uno depende del otro para realizar el trabajo que le corresponde. Diariamente y sin vacaciones cumples un horario en el que llevas a cabo tareas específicas que no pueden dejarse de hacer. Un buen día al finalizar tu jornada, en la que haz cumplido al pie de la letra cada una de tus funciones, te disponemos a dejar la oficina para tomar un merecido descanso.

Visualízate al llegar a tu casa, cambiarte de ropa y entrar directamente a tu cama sin mayor distracción. Acabas de conciliar el sueño cuando suena el teléfono, es tu jefe, un nuevo requerimiento está en tu escritorio y urge tu atención. No hay forma de evitar tu responsabilidad, sin más remedio después de un largo día tienes que volver al trabajo.

A todos nos ha pasado algo similar y con seguridad podemos afirmar que no existe alguien en el mundo que le haga gracia esta situación. Pues así mismo, tu organismo es un trabajador que hace lo que le corresponde cada día, semana, mes y año de toda tu vida. Sin vacaciones y sin quejarse, pero cuando llega la hora de dormir lo único que pide es descanso. Y si a cambio te levantas a media noche para comer, obligando a tu sistema digestivo a volver a trabajar… ¡Vaya, lo más seguro es que si éste pudiera hablar no expresaría palabras muy amigables!

Trabajo extra

Investigadores de la Facultad de Medicina (FM) de la UNAM, han realizado estudios donde se indican que en caso que consumir alimentos a altas horas de la noche, cuando el sistema digestivo está en reposo, éste se verá forzado a trabajar tiempos extras. Además, lo órganos vinculados al procesamiento de la grasa no serán eficientes en su tarea, y por lo tanto, una parte importante se acumulará.

Y no para ahí, la cadena de consecuencias sigue y sigue. Los investigadores encontraron que al disminuir la cantidad de descanso aumentaba la sensación de hambre, lo que aunado al cansancio de las personas que por alguna razón quieren o tienen que mantenerse despiertas, les hace elegir alimentos ricos en grasas y carbohidratos.

Por lo tanto, menos descanso igual a más hambre, más comida igual a horas extra de trabajo para nuestros órganos, exceso de trabajo igual a desgaste, y desgaste igual a problemas de salud. Hay que resaltar que toda toda esta cadena de efectos negativos, se puede evitar con mejores hábitos y horarios, tanto de sueño como de alimentación.

Consecuencias puntuales de comer en la madrugada

  • Se obliga al sistema digestivo a trabajar fuera de su horario normal de actividades.
  • La regeneración de células que habitualmente sucede cuando el cuerpo descansa, se ve obstaculizada.
  • Se desarrolla obesidad y sobre peso.
  • Incremento en los niveles de glucosa, por lo que se favorece la manifestación de diabetes tipo 2.
  • El organismo permanece en estado de alerta, con lo que se generan hormonas relacionadas al estrés.
  • Se produce reflujo.
  • A mediano plazo las consecuencias de desgaste en los órganos relacionados al proceso digestivo será evidente y quizás irreversible.

 

También te puede interesar

5 alimentos para cenar que ayudarán a tu pérdida de peso

Cuál es la diferencia entre la obesidad y la obesidad mórbida

¿Qué tan cierto es que tu metabolismo te hace subir o bajar de peso?