Mayoría de senadores votaron por enmienda para enfocar tercer cheque de estímulo a los más pobres de EE.UU.

El recurso envía el mensaje de que el Congreso está dispuesto a evitar que los estadounidenses de más altos ingresos reciban el tercer cheque de estímulo de $1,400 propuesto por la Administración Biden

Mayoría de senadores votaron por enmienda para enfocar tercer cheque de estímulo a los más pobres de EE.UU.
La senadora republicana Susan Collins lidera a los republicanos en las conversaciones con la Casa Blanca para un nuevo paquete de estímulo.
Foto: Susan Walsh / Getty Images

En un conteo 99-1, los miembros del Senado federal votaron ayer para limitar que los estadounidenses ricos o de más altos ingresos reciban el tercer cheque de estímulo de $1,400 que propone la Administración de Joe Biden como parte de un nuevo paquete de rescate económico por coronavirus.

La enmienda es una de las aprobadas como parte del trámite conocido como “reconciliación” de presupuesto que inició el jueves en la Cámara alta y culminó la madrugada de este viernes.

La enmienda, que no es vinculante (lo que significa que no tiene fuerza de ley), fue presentada por el demócrata conservador de West Virginia, Joe Manchin, en conjunto con la republicana de Maine, Susan Collins.

Sin embargo, aunque el recurso es más bien simbólico, envía un mensaje contundente sobre la disposición tanto de demócratas como de los republicanos en el Congreso federal en reducir el nivel de ingresos para elegibilidad de modo que el pago completo como parte de una tercera ronda de cheques solo aplique a los estadounidenses de bajos recursos.

El único voto en contra de la enmienda para descartar la entrega de más cheques de estímulo para los más pudientes en EE.UU. fue el del republicano de Kentucky, Rand Paul.

Manchin, el demócrata que no quiere más cheques de estímulo

Manchin ha sido uno de los principales opositores a una tercera ronda de pagos directos a individuos y familias en desafío directo a la mayoría de los miembros del Partido al que representa. Su negativa a votar por nuevas transferencias de dinero provocó un llamado de atención por parte de la vicepresidenta de EE.UU. Kamala Harris, quien aportó el voto de desempate este viernes en su papel de presidenta del Senado para aprobar la resolución de reconciliación de presupuesto. El mecanismo facilitaría que los demócratas aprueben de manera expedita el nuevo paquete de estímulo en caso de no se alcance un acuerdo bipartidista a esos fines.

En su alocución como parte del trámite legislativo que se extendió por unas 15 horas en el Senado, Collins planteó: “La pregunta ante nosotros es bien simple. ¿Nosotros queremos que los cheques de estímulo vayan a los hogares con ingresos de $300,000? ¿O nosotros queremos enfocar la asistencia a las familias que luchan que necesitan la ayuda y proveer un impulso a la economía?”.

Discusión sobre nivel de ingresos para elegibilidad continúa

Al momento, los miembros del Congreso se mantienen en comunicación con la Casa Blanca para establecer el límite de ingresos para que individuos y familias sean elegibles al cheque de estímulo completo.

Los republicanos en el Senado proponen que los montos se limiten a $40,000 por individuo y $80,000 en el caso de matrimonios.

Un reporte del Washington Post esta semana indica que la Administración Biden se inclina a los montos de $50,000 y $100,000, respectivamente.

A partir de esos umbrales, la cantidad del pago se reduciría gradualmente hasta quedar en cero.

Bajo las dos leyes anteriores de estímulo aprobadas en el Congreso, las personas que declaran impuestos al Servicio de Rentas Internas (IRS) con ingresos brutos ajustados de hasta $75,000 y hasta $150,000 para parejas casadas que presenten en conjunto recibirían el pago completo.

En el caso de contribuyentes que reportan ganancias por encima de esos montos, el pago se va reduciendo $5 por cada $100 por encima de los umbrales de $75,000/$150,000.