Kamala Harris dio el voto de desempate en el Senado para adelantar aprobación de paquete con cheques de estímulo de $1,400

El paquete de $1.9 billones de dólares que impulsa la Administración Biden es la primera gran legislación en la que trabaja el Congreso de EE.UU.

Kamala Harris dio el voto de desempate en el Senado para adelantar aprobación de paquete con cheques de estímulo de $1,400
La vicepresidenta de EE.UU. Kamala Harris en el Capitolio federal este jueves.
Foto: Greg Nash / Getty Images

La vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, otorgó el voto de desempate en el Senado federal que permitió el avance del mecanismo conocido como “reconciliación” para aprobar el paquete de estímulo económico de $1.9 millones de dólares que impulsa junto al presidente Joe Biden y que incluye cheques de $1,400.

La madrugada de este viernes, la Cámara alta culminó el proceso que inició a eso de las 2:30 p.m. del día anterior al adoptar la resolución con votación 51-50, siendo Harris la figura clave del desempate.

Es la primera vez que Harris, en su papel de presidenta del Senado, concede su voto luego de convertirse el pasado 20 de enero en vicepresidenta.

Luego de las elecciones de noviembre pasado, el Senado quedó dividido en 50 escaños para los republicanos y otros 50 para los demócratas, más independientes. Sin embargo, la vicepresidenta tiene el poder constitucional de romper cualquier empate en favor de su Partido, dado que su cargo la convierte también la presidenta de la Cámara alta.

División por aumento al salario mínimo

Sin embargo, los demócratas no se pusieron de acuerdo sobre la propuesta para el incremento al salario mínimo federal como parte de un nuevo paquete de rescate económico.

La mayoría votó en contra de aumentar el salario mínimo a $15 dólares la hora. Los senadores republicanos respaldaron la enmienda presentada por la legisladora de ese Partido por Iowa, Joni Ernst.

“Un salario mínimo federal de $15 dólares sería devastador para nuestras pequeñas empresas más afectadas en el momento en que menos pueden permitírselo”, argumentó Ernst.

Lo anterior implica que cualquier legislación a esos fines podría ser descartada del paquete final de estímulo.

El senador independiente por Vermont, Bernie Sanders, principal defensor de la propuesta precisó que la intención es llevar a cabo el aumento a lo largo de cinco años. “Tenemos que acabar con la crisis de los salarios de hambre en Iowa y en todo Estados Unidos”, le respondió Sanders a Ernst.

Resolución vuelve a la Cámara de Representantes

El pasado miércoles, la Cámara de Representantes aprobó una medida similar de “reconciliación”. Ahora, tras los cambios y enmiendas que incluye la versión del Senado, la Cámara tendrá que volver a votar por la resolución.

La aprobación de la resolución permitirá a los demócratas continuar con el proceso de reconciliación presupuestaria, que le permite a los miembros del Partido aprobar el paquete de rescate de $1.9 billones sin los votos de los republicanos.

Aunque la intención de Biden es lograr el apoyo de los republicanos para aprobar el “Plan de rescate estadounidense” de manera bipartidista y descartar el mecanismo anterior, la minoría en el Senado no está convencida con la legislación demócrata.

Tan es así, que un grupo de 10 senadores republicanos que se reunieron con Biden a principios de semana presentó una contrapropuesta a la Casa Blanca, valuada en $618,000 millones, que propone reducir el monto base del tercer cheque de estímulo a $1,000, además de descartar fondos para gobiernos locales y estatales y el aumento al salario mínimo federal.

Entre las pocos asuntos en los que hubo algo de consenso fue en limitar el nivel de ingresos por elegibilidad para la tercera ronda de cheques de estímulo de modo que los pagos apliquen a los más necesitados y no a la mayoría de los estadounidenses Sin embargo, el tema aún está en discusión y no hay nada definido sobre ese particular.