2 recolectores de basura en Louisiana salvan a niña de 10 años de un secuestro

Se encontraban haciendo su trabajo cuando vieron un auto que les pareció idéntico al señalado a una Alerta Amber

Los recolectores dijeron que ambos son padres y por ende, no quisieran vivir una experiencia similar.
Los recolectores dijeron que ambos son padres y por ende, no quisieran vivir una experiencia similar.
Foto: Shutterstock

2 recolectores de basura de la empresa Pelican Waste and Debris de Nueva Iberia, en Louisiana, se han convertido en verdaderos héroes tras salvar a una niña de 10 años que había sido víctima de un secuestro.

Los recolectores de basura se encontraban haciendo su labor en una parroquia de la localidad cuando de repente, vieron un auto estacionado cerca del templo. Brandon Antoine y Dion Merrick reconocieron que dicho auto tenía las mismas características de una Alerta Amber lanzada el pasado lunes por la mañana.

A Merrick se le ocurrió iniciar una transmisión en vivo por Facebook para alertar que habían encontrado un auto Nissan en medio de la nada, mientras que su compañero llamaba al 911 para denunciar el hecho y con su camión de basura, acorralar al vehículo para que si hubiera alguien dentro, no pudiera huir.

En pocos minutos, la policía llegó al lugar y al interior del Nissan encontraron a un hombre llamado Michael Sereal, de 33 años, así como a una niña de 10 identificada como Jalisa Lasalle, la cual había sido reportada como desaparecida un día antes.

Tras lo ocurrido, a través de un comunicado, la empresa Pelican Waste and Debris reconoció la gran labor realizada por sus trabajadores.

“No podríamos estar más orgullosos de Dion y Brandon. De hecho, todo nuestro equipo de Pelican Waste ha estado trabajando heroicamente sin falta durante la pandemia de manera silenciosa, profesional y constante sirviendo a las comunidades donde recolectamos basura y escombros. A menudo responden de otras maneras mientras están en la carretera. Esta fue una experiencia excepcional algo que muy bien pudo haber salvado la (vida) de una niña “, se lee en el escrito.