¿El vino aumenta el deseo sexual?

Tomar vino puede favorecer un encuentro sexual, en parte porque aumenta la testosterona en mujeres; pero el consumo debe ser moderado, beber de más puede tener el efecto contrario

El vino puede aumentar el flujo sanguíneo a las zonas erógenas.
El vino puede aumentar el flujo sanguíneo a las zonas erógenas.
Foto: Cottonbro / Pexels

Cuando se trata de elegir una bebida alcohólica para disfrutar y a su vez tener un encuentro íntimo, muchos pueden inclinarse hacia el vino tinto. El vino ha sido señalado como una bebida que aumenta la excitación sexual tanto en hombres como en mujeres. Según la ciencia, hay algo de razón en esto.

¿El vino puede mejorar tus encuentros sexuales?

Beber vino con moderación puede aumentar los niveles de testosterona, una hormona que puede aumentar su deseo sexual, según publican investigaciones.

El consumo de vino debe ser moderado, tomar de más en podría generar el efecto contrario y reducir los niveles de testosterona. El consumo moderado es una bebida al día para las mujeres y de una a dos para los hombres.

Otra razón por la que una copa de vino tinto podría mejorar el encuentro sexual es porque puede incrementar el flujo sanguíneo a las zonas erógenas de las mujeres y con ello aumentar la lubricación.

El vino no es la única bebida que puede aumentar el deseo sexual

Beber alcohol aumenta los niveles de testosterona en las mujeres. Heathline comparte que el alcohol en general, puede aumentar el deseo sexual tanto de hombres como en mujeres. La clave es la moderación una o dos bebidas.

Cómo afecta al sexo consumir demasiado alcohol

Consumir demasiado alcohol puede tener un efecto fisiológico negativo y disminuir la respuesta genital.

En el caso de las mujeres, cuando estan excitadas, el cuerpo se prepara para las relaciones sexuales aumentando el flujo sanguíneo a los genitales, lo que hace que se hinchen y se autolubrican.

El consumo no moderado de alcohol puede interferir con la humedad vaginal, lo que genera fricción, malestar y dificultad para alcanzar el orgasmo.

Los hombres también tienen efectos negativos si beben de más. Pueden tener menor sensación en los genitales, así como tener una mayor dificultad para lograr y mantener una erección y también que sea más tardado lograr un orgasmo.

La dificultar para lograr la erección se debe que el alcohol disminuye el flujo sanguíneo al pene, deprime el sistema nervioso central y aumenta una hormona relacionada con la disfunción eréctil, llamada angiotensina.

Los hombres con dependencia del alcohol también tienen más probabilidades de experimentar problemas como disfunción eréctil, orgasmo insatisfactorio, eyaculación precoz y pérdida de la libido.

A la pareja, un estado de ebriedad hace más difícil controlar los movimientos, comunicarse y concentrarse también en las necesidades de ambos.

El abuso del alcohol también se ha relacionado con la práctica de relaciones sexuales no seguras. El Ministerio de Sanidad de España señala que esto se debe a que el alcohol desinhibe la conducta, aumenta la impulsividad, provoca pérdida de autocontrol y disminuye la capacidad para evaluar riesgos y tomar decisiones. Con ello se expone a un posible embarazo no deseado o al contagio de enfermedades de transmisión sexual.

Te puede interesar: