5 efectos negativos de beber mucho vino

El vino puede dañar tu cuerpo pese a que se le atribuyen algunos beneficios; los beneficios son superados por los riesgos, entre ellos el cáncer

5 efectos negativos de beber mucho vino
Todos los tipos de bebidas alcohólicas están relacionados con el cáncer.
Foto: Pxhere

El vino es una bebida alcohólica que por su contenido en polifenoles se ha relacionado con algunos beneficios para la salud. Sin embargo, no todo resulta positivo, tomar vino con frecuencia puede tener algunos riesgos para tu cuerpo, ya sea en consumo moderado o excesivo.

1. Aumenta el riesgo de cáncer

Todos los tipos de bebidas alcohólicas, incluidos el vino tinto y blanco, la cerveza, los cócteles y los licores, están relacionados con el cáncer, afirman los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

El alcohol puede afectar las funciones normales de las células del cuerpo, haciendo que crezcan sin control y se conviertan en un tumor canceroso.

El consumo de alcohol aumenta el riesgo de contraer al menos seis tipos diferentes de cáncer: boca y garganta, laringe, esófago, colon y recto, hígado y mama en las mujeres.

De acuerdo al Instituto Nacional del Cáncer, una bebida al día aumenta el riesgo de desarrollar algunos cánceres, como el cáncer de cabeza y cuello, esófago, de mama y colorrectal.

2. Fibrilación auricular

El consumo de 1 o 2 bebidas al día está asociado con un mayor riesgo de fibrilación auricular en comparación con los adultos que no consumen alcohol, según un estudio publicado en el European Heart Journal.

La fibrilación auricular es una arritmia, un latido cardíaco tembloroso o irregular que puede provocar coágulos de sangre, accidente cerebrovascular, insuficiencia cardíaca y otras complicaciones relacionadas con el corazón.

3. Hígado graso alcohólico

Cleveland Clinic señala que existen 3 tipos de enfermedades hepáticas relacionadas con el consumo de alcohol: hígado graso, hepatitis alcohólica y cirrosis.

Beber una gran cantidad de alcohol, incluso durante unos pocos días, puede provocar una acumulación de grasas en el hígado. La enfermedad del hígado graso alcohólico “es un hallazgo entre los bebedores empedernidos y hasta el 40% de aquellos con una ingesta moderada de alcohol también presentan cambios en el hígado graso”. Es una enfermedad que suele ser silenciosa, generalmente es reversible con la abstinencia.

4. Cirrosis hepática

La cirrosis es una etapa en la que el hígado tiene cicatrices significativas. Por lo general, no es reversible, pero dejar de beber alcohol de inmediato puede prevenir más daños y aumentar la esperanza de vida.

El Servicio Nacional de Salud (NHS) señala que una persona que tiene cirrosis relacionada con el alcohol y no deja de beber tiene menos del 50% de probabilidades de vivir al menos 5 años más.

5. Puedes debilitar tu sistema inmunológico

El consumo de alcohol puede debilitar su sistema inmunológico, haciendo que puedas enfermar fácilmente. El Instituto Nacional sobre el Abuso del Alcohol y el Alcoholismo (NIAAA) señala que los bebedores crónicos son más propensos a contraer enfermedades como neumonía y tuberculosis que las personas que no beben demasiado.

Beber mucho en una sola ocasión ralentiza la capacidad de tu cuerpo para protegerse de las infecciones, incluso hasta 24 horas después de emborracharse.

El consumo de alcohol, incluyendo al vino, afecta todo tu cuerpo, causando estragos principalmente en el cerebro, el hígado, el corazón y el páncreas.

Los compuestos beneficiosos del vino como los flavonoides y otros antioxidantes también los puedes encontrar en otros alimentos y bebidas libres de alcohol, como en las uvas, el jugo de uvas rojas o los arándanos, el chocolate amargo, el café y el té.

Te puede interesar: