7 reflexiones que te ayudarán a evitar que la rutina arruine las relaciones de pareja

El individualismo es un factor capaz de generar y aumentar la brecha entre tu pareja y tú

7 reflexiones que te ayudarán a evitar que la rutina arruine las relaciones de pareja
Las relaciones de pareja se pueden ver afectadas si se dejan de tener algunos detalles.
Foto: Shutterstock

Las relaciones de pareja corren el riesgo de acabar cuando la rutina consume el encanto y las emociones que nutren la relación. Como indica Webconsultas, la conquista no termina al iniciar el noviazgo, una cuestión que muchos pasan por alto.

Muchas son las cosas que pueden perjudicar las relaciones románticas al punto de que éstas se acaben. Al poder identificar algunas de ellas, será posible detectar prontamente las fisuras que pudiesen desembocar en una ruptura amorosa.

1.   Separa el estrés laboral de tu vida personal

El trabajo en ocasiones puede generar un grado de cansancio y estrés mental y psicológico que nos impide ponerle a nuestra pareja la debida atención. Esto es solo una parte del impacto que la vida laboral mal gestionada puede tener en la intimidad del trabajador.

Siendo así, es importante aprender a separar o por lo menos minimizar el estrés laboral de manera que no afecte negativamente la relación de pareja.

2.   No todo es trabajo

A grandes rasgos, el factor laboral puede representar un obstáculo en la relación si una o ambas partes se encuentran consumidas por su carga de trabajo, lo que puede fomentar un distanciamiento emocional que desemboque en la ruptura.

De esta manera, cabe resaltar el valor de saber establecer los límites de lo laboral y lo personal, y además de saber nutrir los espacios personales con experiencias enriquecedoras que fortalezcan la relación.

3.   La conquista no termina

Uno de los errores más comunes y que lamentablemente desembocan en rupturas es el hecho de que una o ambas partes de la relación consideran que la conquista y el cortejo ya no son necesarios, lo que es una rotunda equivocación.

Lo anterior incrementa la probabilidad de que la relación se estanque en conformismo, lo que es un escenario peligroso para su salud y estabilidad.

4.   Demostrar el amor nunca está de más

Dar por hecho el amor es muy peligroso y también muy común. A veces podemos pensar que no es necesario decirle a nuestra pareja “te quiero” porque consideramos que ya lo sabe. Incluso si eso es cierto, las expresiones de afecto son igualmente necesarias.

Pareja
Es recomendable que expreses el amor a tu pareja con regularidad. Fuente: Pixabay

5.   Comunicarse es valioso

La falta de comunicación o una comunicación deficiente en la relación atenta contra el vínculo emocional de la misma. Si no tenemos el tiempo o las energías para comunicarnos efectivamente con nuestra pareja, se puede crear una fisura en el amor.

Por ende, nunca hemos de dejar de comunicarnos eficazmente con nuestra pareja, lo que va más allá de simplemente hablar. Consiste en compartir inseguridades, dudas, preocupaciones, no necesariamente sobre la relación, sino sobre nosotros mismos también.

6.   El mundo exterior importa

Refugiarnos casi exclusivamente en nuestra relación no es conveniente en la medida en que puede fomentar no solamente la rutina, sino también el desgaste de nuestras relaciones interpersonales.

7.   La riesgosa pasividad

Delegar en el otro la responsabilidad de proponer y gestionar los planes románticos también puede dañar la estabilidad de la relación y apagar la chispa. En pocas palabras, la pasividad es un mal silencioso, y como tal, es bastante perjudicial.

La idea de fondo es poder trabajar en aquellas cuestiones que podrían ser nocivas para tu relación en el corto, mediano y largo plazo. Si tú y tu pareja lo logran, es mucho más probable que su relación perdure en el tiempo.

También te puede interesar:

¿Cómo darte cuenta de si estás sufriendo de gonorrea?

Los 5 errores de comunicación más comunes en las relaciones de pareja

Qué síntomas produce la clamidia y cómo evitar esta enfermedad de transmisión sexual