Padres se enteran que ambos tienen cáncer terminal con meses de diferencia

En tan solo 3 meses, a esta pareja le cambió por completo la vida tras recibir la peor de las noticias

Padres se enteran que ambos tienen cáncer terminal con meses de diferencia
La mujer se enteró de su enfermedad tras dar a luz a su segundo hijo.
Foto: Shutterstock

¿Qué harías si, de la noche a la mañana, te enteraras que tienes una enfermedad terminal y te quedan algunos meses de vida? Y no solo eso, sino que la situación empeora cuando los doctores te dan la mala noticia de que tu esposa también sufre un terrible padecimiento que también cobrará su vida en poco tiempo.

Seguro que lo primero en lo que piensas es en qué vas a hacer con tus hijos, sobre todo si estos son pequeños, quién o quiénes serían los ideales para hacerse cargo de ellos.

Esa terrible noticia la recibió una pareja australiana conformada por Adam y Caitlin Graveley, de 38 y 39 años, respectivamente, quienes son padres de dos pequeños y que con tan solo 3 meses de diferencia, ambos fueron diagnosticados con cáncer terminal.

Fue en noviembre de 2020 cuando Caitlin, luego de dar a luz a su segundo hijo Fearn, comenzó a sentir un intenso dolor de estómago. Luego de hacerle varios estudios, los médicos le dieron la terrible noticia de que padecía un cáncer de intestino en etapa 4, el cual ya se había extendido hasta el hígado.

3 meses después, el 4 de febrero de 2021, su esposo Adam fue diagnosticado con cáncer en etapa 4, pero él de páncreas.

“No creo que nunca puedas entender por qué o procesar ambos”, dijo la hermana de Adam, Emma Reynolds, a Daily Mail. La familia no puede visitarlos hasta el mes de abril y se inició una campaña de recaudación de fondos para ayudarlos.

“Esperamos y oramos todos los días para que el tratamiento que reciben funcione y que tengan años en lugar de meses”, agregó Reynolds. Ahora, esta pareja busca generar conciencia e instar a las personas a que se hagan exámenes preventivos.

Dos días después Adam comenzó una quimioterapia agresiva y Emma explicó que “su primera semana estuvo muy mal, pero esta es su segunda semana ahora y está completamente agotado. Ni siquiera puede concentrarse, es difícil interactuar con alguien, es como si estuvieras tan vacío, estás tan cansado”.

Caitlin fue sometida a cirugía y su tumor fue extirpado, pero se está sometiendo a quimioterapia para matar el cáncer que aún le queda en su hígado, el cual no se puede operar. Por su parte, su esposo solo se está sometiendo a tratamiento médico.

Su familia ha creado una página web en la que se pueden hacer donaciones.