Qué hábitos son claves para evitar enfermedades del corazón pasados los 40 años

Adoptar cuanto antes hábitos como ejercitarnos, cuidar nuestra alimentación y sobre todo no fumar retrasará el envejecimiento natural del corazón, alargando nuestra expectativa de vida.

La alimentación que llevemos tiene gran importancia en nuestro estado de salud. Evitar los alimentos ultraprocesados, debe ser el primer objetivo
La alimentación que llevemos tiene gran importancia en nuestro estado de salud. Evitar los alimentos ultraprocesados, debe ser el primer objetivo
Foto: Shutterstock

Tener una salud cardíaca óptima ayudará que tengamos una mayor vitalidad con el pasar de los años. Sabemos hay actividades o hábitos que podemos practicar desde jóvenes para disminuir la edad vascular y así poder extender nuestra edad cronológica.

En términos generales, hemos de llevar un estilo de vida saludable en el que logremos acoplar una dieta sana y balanceada con actividad física, dormir adecuadamente, y otras acciones que ayudan a lograr una mayor calidad de vida. A continuación te detallamos de que se trata este planteamiento:

1.   Incrementar la actividad física

El sedentarismo apoya el envejecimiento vascular porque los vasos sanguíneos se defienden peor del estrés oxidativo. El endotelio, la capa más interna del corazón y sobre la que se desliza la sangre en cada latido, se fortalece más entre mayor sea nuestra actividad física.

Con el envejecimiento vascular las arterias se hacen más rígidas, lo que daña órganos como el cerebro y los riñones. Además, favorece el surgimiento de la hipertensión arterial y de la insuficiencia cardíaca.

2.   Aplicar una dieta balanceada

Una dieta balanceada es fundamental para una buena salud cardíaca. Una ingesta calórica equilibrada podría representar una disminución de hasta el 25% de todos los factores de riesgo cardiovascular, lo que es un efecto global similar al que obtendrás haciendo ejercicio.

Una dieta balanceada no puede priorizar el consumo de alimentos ultraprocesados, que son demasiado calóricos y por ende perjudiciales para la salud cardíaca. En algunos países desarrollados, el consumo de éstos puede llegar hasta el 50% de la ingesta calórica diaria.

3.   No fumar, o abandonar el tabaco

no fumo
Los productos del tabaco son uno de los principales causantes de problemas cardíacos y pulmonares. Foto: Shutterstock

El tabaco es otro de los enemigos del endotelio, y uno de los factores cardiovasculares modificables más importantes. Dejar de fumar es una de las estrategias más importantes para extender nuestra esperanza de vida y proteger nuestro corazón, cosa de la que están conscientes los fumadores, porque se han creado un sinfín de campañas a  nivel mundial, con el objeto de concientizar sobre este riesgo.

Lo anterior depende mucho del momento en que abandonemos el cigarrillo. No es lo mismo abandonar el tabaco a los 30 años que hacerlo a los 50. Son situaciones completamente diferentes para el cuerpo, que se encontrará más disminuido y desgastado en una situación que en la otra.

4.   Dormir las horas necesarias

No está indicado en las tablas de riesgo cardiovascular, pero dormir correctamente es esencial para el cuerpo y el corazón. Según estudios, dormir menos de 7 horas puede elevar hasta en un 20% el riesgo de sufrir un infarto.

Todas estas estrategias contribuyen a disminuir el riesgo de sufrir una enfermedad del corazón. Ellas pueden ser incluso más efectivas si cuentas con el asesoramiento de un especialista médico que te ayude a organizarlas todas dentro de un gran marco de acción.

También te puede interesar:

Qué factores producen enfermedades del corazón en mujeres y cómo reducirlos

Cocinar con aceite de oliva disminuye el riesgo de infartos y mejora la salud cardiovascular

4 verduras recomendadas por la ciencia para una buena circulación y salud del corazón

Remedios ancestrales: jengibre, ajo, miel y poderoso tónico para disminuir el colesterol alto