Remedios ancestrales: Jengibre, ajo y miel, poderoso tónico para disminuir el colesterol alto

Descubre los inigualables beneficios cardiovasculares de reunir el potencial terapéutico de tres de los alimentos más poderosos y curativos

Remedios ancestrales: Jengibre, ajo y miel, poderoso tónico para disminuir el colesterol alto
El jengibre, la miel y el ajo se distinguen por ser extraordinarias fuentes de antioxidantes, con grandes beneficios medicinales.
Foto: shutterstock

El colesterol alto es una de las afecciones de salud más comunes y diagnosticadas en la sociedad actual. Controlarlo a través de cambios en el estilo de vida y hábitos es una de las medidas más importantes para evitar peligrosas complicaciones cardiovasculares. Es por ello que diversos especialistas en medicina y nutrición coinciden en la importancia de realizar ajustes en la alimentación y actividad física diaria. A la vez también resulta importante eliminar malos hábitos como el tabaquismo, un alto consumo de alcohol y alimentos procesados o comidas rápidas. 

El colesterol es una sustancia cerosa que se encuentra en la sangre, en niveles saludables es necesario para que el cuerpo produzca células sanas; sin embargo en altas proporciones es una de las principales causas en el aumento de riesgo de enfermedades cardíacas.

Lo que sucede con el colesterol alto, es que suelen acumularse estos depósitos grasos en los vasos sanguíneos, con el tiempo van creciendo y hacen que sea mucho más difícil la fluidez de la sangre a través de las arterias. El mayor riesgo es cuando se rompen de la nada y se forman coágulos que se derivan en ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares. 

La buena noticia sobre los altos niveles de colesterol es que se pueden controlar de manera natural con el simple hecho de ser más conscientes de nuestras costumbres alimenticias. A la vez existen ingredientes de alto poder medicinal que se relacionan con un gran potencial terapéutico, tal es el caso de la unión de tres maravillosos aliados curativos: jengibre, ajo y miel.

Sobre los beneficios de unir jengibre, ajo y miel:

En la lista de ingredientes de mayor potencial medicinal sin lugar a duda el jengibre, el ajo y la miel, forman parte de las opciones más relevantes en la medicina natural, herbolaria y fitoterapia. Una de las bondades más relevantes sin lugar a dudas se debe al extraordinario valor antioxidante que aportan los tres ingredientes y por supuesto a las propiedades específicas que aporta cada uno

Jengibre

La raíz de jengibre ha sido considerada una de las especias de mayor potencial curativo de todos los tiempos, desde hace siglos es utilizado como un potente aliado medicinal. Es considerado uno de los superalimentos más valorados gracias a su densidad en nutrientes, que le confiere maravillosas propiedades. Entre sus grandes cualidades se destaca su función antioxidante que le confiere la capacidad de proteger al cuerpo contra el daño oxidativo. Si bien se asocia con grandes beneficios para la salud entre los que se destacan los del tipo digestivo, para combatir resfriados y gripes, fortalece al sistema inmune, combate las náuseas, ayuda a perder peso, reduce el dolor y la inflamación y beneficia al sistema cardiovascular. En este último ámbito es conocido por sus grandiosas cualidades para reducir los altos niveles de colesterol y disminuir el riesgo de coagulación en la sangre. Su compuesto activo el gingerol actúa como un poderoso agente para eliminar los lípidos que se alojan en las arterias y el torrente sanguíneo.

Miel

Probablemente no existe alimento más perfecto que la miel, sin lugar a dudas es un tesoro nutricional que aloja grandes beneficios medicinales. Es una de las mejores fuentes naturales de antioxidantes. Según información liberada por la Fundación Española del corazón, la miel es un alimento completo, lleno de energía y buena para todos. Su potencial nutricional que se destaca por su aporte en más de sesenta sustancias diferentes, entre los que se destaca su contenido en azúcares, ácidos orgánicos, vitaminas (C, B1, B2, B3, B5), ácido fólico, minerales (fósforo, calcio, magnesio, silicio, hierro, manganeso, yodo, zinc, oro y plata), aminoácidos esenciales, esteroles, fosfolipidos, falvonoides, polifenoles y enzimas. La vuelve el complemento perfecto para equilibrar los niveles de colesterol en el torrente sanguíneo y su inigualable composición actúa como un gran protector del corazón. 

Ajo

El ajo es mucho más que un delicioso condimento en la cocina, se trata de un alimento cargado de propiedades nutricionales y medicinales. Su poder curativo se debe a su contenido en compuestos sulfúricos y múltiples fitonutrientes, que se asocian con inigualables cualidades depurativas, antisépticas y antibacterianas. Sin embargo es uno de los ingredientes más populares para mejorar la salud cardiovascular, que también la Fundación Española del corazón recomienda significativamente para ayudar a reducir los altos niveles de colesterol malo “LDL” en la sangre. A la vez es rico en vitamina B, un compuesto esencial que reduce los niveles de homocisteína, se trata de una sustancia es la responsable de endurecer los vasos sanguíneos y como consecuencia se presentan  múltiples problemas como trombosis o enfermedades de las arterias coronarias. Por último y lo más importante se debe a su alto contenido en alicina que protege al sistema cardiovascular y se relaciona con beneficios para reducir en un 9% los niveles de colesterol malo. 

¿Cómo preparar el remedio?

Ingredientes:

  • 4 dientes de ajo
  • 1 taza de miel
  • 2 litros de agua purificada
  • 1 pieza grande de raíz de jengibre
  • ½ taza de jugo de limón

Paso a paso:

  1. Pela muy bien los dientes de ajo y agrega a un procesador de alimentos, hasta que se forme una especie de pasta. Posteriormente añade el jengibre pelado y en trozos pequeños. Procesa nuevamente hasta obtener una mezcla homogénea.
  2. Exprime el jugo de limón hasta obtener media taza, es importante que estén muy frescos.
  3. En el vaso de la licuadora agrega los dos litros de agua, el jugo de limón y la pasta de ajo y jengibre. Licúa hasta que se integren bien todos los ingredientes, agrega la taza de miel y vuelve a procesar.
  4. Si lo consideras necesario puedes colar la bebida. Una vez lista viértela en un frasco de vidrio con tapa hermética.
  5. Reposa en un lugar fresco y obscuro por al menos 5 días. También puedes refrigerarla.
  6. Indicaciones de consumo: