Descubre el super poder de los clavos de olor para mejorar la salud bucal

Los clavos de olor juegan un papel esencial para mantener los dientes libres de gérmenes, brillantes y gozar de un aliento fresco. Se caracterizan por sus propiedades antisépticas, antifúngicas, antibacterianas y anestésicas

El aceite esencial de clavos de olor es un poderoso aliado de la buena salud bucal. Sus propiedades antiinflamatorias combaten numerosas afecciones.
El aceite esencial de clavos de olor es un poderoso aliado de la buena salud bucal. Sus propiedades antiinflamatorias combaten numerosas afecciones.
Foto: Imagen de Mogens Petersen en Pixabay / Pixabay

Gozar de una buena salud bucal es una parte importante de la salud general. De hecho se relaciona directamente con un óptimo proceso digestivo, la comida se vuelve digestiva cuando se mastica correctamente y es por ello que también está estrechamente relacionada con la absorción de nutrientes. Además una salud oral adecuada no solo es una buena carta de presentación y un aspecto importante de nuestra autoestima, se relaciona estrechamente con la calidad de vida. De cierta manera tener una boca sana y unos dientes fuertes, nos ayudará a masticar y procesar mejor los alimentos.

Si bien procurar la salud bucal es una medida fundamental, existen diversos aspectos relacionados con el estilo de vida que suelen afectarla. Entre los principales se encuentran: un alto consumo de comida chatarra y sobre todo alimentos azucarados, mala higiene oral, seguir una alimentación deficiente y con poco consumo de frutas y verduras, niveles bajos de hidratación, y por supuesto el tabaquismo. Lo cierto es que este tipo de costumbres suelen provocar una mayor acumulación de gérmenes en la superficie de los dientes y cavidad bucal, los cuales suelen atascarse entre cada diente y producen caries. También uno de los padecimientos más recurrentes es la halitosis o el temido mal aliento, que afecta considerablemente nuestra seguridad y es bastante desagradable. Además es bastante normal padecer condiciones como la gingivitis, dolores de muelas, periodontitis, llagas o aftas, herpes labial y diversas infecciones.

Si bien ningún ingrediente es mágico y la oportuna revisión médica es fundamental. Existen grandes aliados naturales, que funcionan como un buen complemento para disminuir algunos síntomas comunes y que gracias a su composición promueven la buena salud bucal. Tal es el caso de los clavos de olor, que sin lugar a dudas encabezan la lista y son considerados uno de los tratamientos naturales más efectivos. Lo cierto es que también existen otras grandes alternativas que la naturaleza pone a nuestro alcance como es el caso de las hojas de menta y hierbabuena fresca, el té verde y negro, la fruta fresca, el jengibre y el agua natural.

Un poco de historia:

El clavo es un capullo de flor seco aromático de un árbol de hoja perenne tropical del mismo nombre. De hecho es una especie originaria de las “Islas de las Especias de Indonesia” (también conocidas como Islas Maluku). Lo cierto es que los clavos de olor tienen una larga historia como un producto muy valioso, que de hecho era sumamente utilizado en Europa en los siglos XVII y XVIII. Veneraban sus usos como un remedio superior para tratar problemas digestivos, náuseas y vómitos.

Sin embargo no fue hasta la Edad Media que el clavo adquirió poderes medicinales legendarios, los cuales se relacionaron con su poder para estimular al sistema inmunológico sobre todo durante la crisis que trajo consigo la peste bubónica. Se cuenta con una referencia mucho más antigua, en el año 200 d.C. China, época en la que el emperador usaba clavo de olor como un “perfume bucal” para mantener el aliento de sus cortesanos con un olor dulce.

Lo demás es historia, ya que desde entonces la medicina occidental ha utilizado a los clavos de olor como un gran aliado de la salud bucal ¿La razón? Sus propiedades antibacterianas y antivirales. De hecho hoy en día los clavos de olor siguen siendo un buen aliado de corrientes de medicina tradicional china y ayurvédica, de hecho son utilizados para tratar diversas afecciones; como infecciones en la piel, ayudan a combatir a los radicales libres, revierten la inflamación y la oxidación celular, lo que contribuye al envejecimiento. También son un gran complemento para alivia los trastornos respiratorios y digestivos. 

¿Cómo benefician los clavos la salud bucal?

Según The History of Dentistry de Walter Hoffmann-Axthelm, la primera referencia sobre los clavos en odontología la hizo el dentista árabe del siglo X, Al-Gazzar. En dicha referencia los menciona como un magnífico aliado natural para controlar los olores y el dolor bucal. Si bien son sus más antiguos y valorados, en ese momento no existían muchas explicaciones. Actualmente sabemos que el compuesto principal de los clavos: el eugenol, es un poderoso aliado de la salud bucal gracias a sus potentes propiedades analgésicas y antisépticas.

Otra referencia científica que avala sus bondades, es un estudio publicado en 2006 por Journal of Dentistry. En el cual se comprueba que el aceite esencial de clavo, tiene el mismo efecto adormecedor que el agente tópico benzocaína, lo que lo convierte en una alternativa antes de la inserción de la aguja. Además se avala que este aceite también puede aliviar el dolor causado por la alveolitis seca, una posible complicación de la extracción del diente. Lo cierto es que el uso de clavos de olor para tratar afecciones dentales es apto para cualquier persona. De hecho cuando se diluye el aceite esencia con aceite de coco, incluso es un tratamiento para los bebés en fase de dentición.

Otra genialidad sobre el uso de clavos de olor en la salud bucal, es que tienen la capacidad de reducir las bacterias que causan la enfermedad de las encías y ayuda a crear un bioma oral equilibrado. Teniendo en cuenta que la boca puede contener más de 700 tipos de bacterias, algunas beneficiosas y otras dañinas, el clavo es el tratamiento natural perfecto para proteger a las bacterias buenas y matar a las malas.

Por si fuera poco se cuenta con muchos estudios, en los que relacionan la enfermedad de las encías y la enfermedad cardíaca. De manera particular llama la atención un estudio de 2016, publicado en Oral Health and Coronary Heart Disease. En el cual se encontró que la presencia de la bacteria común asociada con la enfermedad de la gingivitis, puede tener un vínculo entre esta enfermedad periodontal y la enfermedad coronaria.

Complementario a ello existen otras referencias científicas de gran valor, que comprueban los positivos efectos del clavo contra la bacteria que causa la gingivitis. Entre sus más destacados beneficios se encuentran sus propiedades antiinflamatorias, ya que reduce la inflamación e irritación de las encías. También estimula la circulación, debido a su naturaleza “caliente” y con ello mejorando la salud del tejido de las encías. También las propiedades del eugenol, ayudan a remineralizar los dientes pues los protegen contra los ácidos que pueden dañar la dentina.

Ahora ya lo sabes si en tu cuidado bucal no has considerado el uso de clavos o mejor aún aceite esencial, te estás perdiendo de una increíble y efectiva protección natural ¿Qué esperas para probarlo? Tu salud bucal estará mejor que nunca, de forma natural y sin efectos secundarios.

Te puede interesar: