¿Es posible para un hombre sufrir embarazo psicológico?

El síndrome de Covada o Couvade es un tipo de embarazo psicológico que los hombres pueden manifestar, cuando su pareja está embarazada, presentando en la mayoría de los casos, náuseas, mareos y vómitos.

¿Es posible para un hombre sufrir embarazo psicológico?
Los síntomas del embarazo psicológico, irán desapareciendo a medida que avanza el embarazo.
Foto: Pixabay

Por curioso que sea, sí es posible que el futuro padre desarrolle un embarazo psicológico, también llamado “gestación fantasma”. A esta situación se le llama el síndrome de Covada o de Couvade. Esta última palabra es una expresión francesa que hace referencia al acto de incubar o de criar. Es común que cuando la pareja está embarazada, el hombre comience a sufrir de náuseas, mareos y vómitos, síntomas que irán desapareciendo mientras avance el embarazo.

Pese a que es una situación relativamente extraña, el embarazo psicológico en hombres se manifiesta con mayor o menor notoriedad en un gran número de procesos de gestación, aunque puede pasar de manera casi desapercibida.

Definición del síndrome de Couvade

El síndrome de Couvade puede definirse como un tipo de embarazo psicológico en que una persona manifiesta síntomas de embarazo, incluso cuando está perfectamente consciente de que no está embarazada

embarazo
El embarazo psicológico también puede darse en mujeres, cuando otra mujer de su núcleo familiar, cursa su proceso de gestación. Foto: Pixabay

Hay una probabilidad del 10% de que una persona manifieste el síndrome de Couvade durante un proceso de gestación normal, pero el porcentaje aumenta a un 25% cuando en su entorno se desarrolla un embarazo de riesgo.

Otros términos por el que síndrome de Couvade es conocido son los de embarazo por imitación, embarazo empático o, incluso, embarazo solidario. Se calcula que un 72% de los hombres que serán padres desarrollan al menos uno de los síntomas del síndrome.

Este fenómeno no ha podido ser estudiado a profundidad porque el número de personas que acuden a los especialistas es bastante reducido. Sin embargo, se ha estudiado lo suficiente para poder teorizar ofrecer hipótesis importantes en este respecto.

Síntomas

Es habitual que los primeros síntomas del síndrome de Couvade empiecen a manifestarse alrededor del tercer mes de embarazo en la mujer, o cuando la fecha del alumbramiento está a la vuelta de la esquina.

Este síndrome puede tener tantos síntomas como los que aparecen en una gestación convencional. Los signos que se manifiestan más comúnmente en los hombres son mareos, nauseas e incluso vómitos, pero el listado puede incluir síntomas como:

  • Antojos
  • Afecciones intestinales
  • Aversión a ciertos olores y alimentos
  • Gases
  • Estreñimiento
  • Problemas intestinales
  • Alteraciones cutáneas
  • Debilidad muscular
  • Fatiga
  • Dolor abdominal
  • Inhibición del deseo sexual

Además, cabe la posibilidad de que el peso corporal del hombre varíe de manera notable, así como se incremente su sensibilidad sensorial o que experimente cambios repentinos en su estado de humor o temperamento.

Todos estos síntomas son percibidos como reales por parte del hombre, pero lo cierto es que no hay una causa física que los provoque.

Ninguno de esos síntomas puede ser realmente perjudicial para el hombre. Sin embargo, si alguno de ellos empieza a interferir en su día a día, es recomendable consultar con el médico de cabecera, aunque esto no tiene por qué ser un motivo de preocupación.

La gran mayoría de los síntomas del síndrome de Couvade desaparecen con el tiempo y antes de que culmine el embarazo. En este sentido, en la gran mayoría de los casos, el hombre se encuentra perfectamente recuperado antes del alumbramiento.

También te puede interesar:

¿Por qué es bueno consumir pescado durante el embarazo?

¿El estrés de la madre durante el embarazo puede dañar el cerebro del bebé?