Cómo identificar la alopecia en perros y saber si forma parte de una enfermedad

La alopecia en perros, siempre debe ser evaluada por el veterinario, ya que puede ser consecuencia de múltiples condiciones de salud, que deberán ser tratadas apropiadamente para resolver el problema.

La alopecia en perros, puede ser consecuencia de infecciones por hongos o parásitos o alergias ambientales o alimentarias.
La alopecia en perros, puede ser consecuencia de infecciones por hongos o parásitos o alergias ambientales o alimentarias.
Foto: Shutterstock

La pérdida de pelaje en diversas partes del cuerpo puede indicar la alopecia en perros, si se detectan zonas extensas que no tengan pelo o si se nota una disminución de la cantidad de pelaje. Otra forma de detectar la caída de pelo en las mascotas es si al pasar el cepillo o al acariciarlo éste se le cae. Otras lesiones en la piel están asociadas con este problema, tales como enrojecimiento, pústulas y costras. A continuación, te indicaremos más detalles para que conozcas los más sobre la alopecia canina, la cual se clasifica en tres tipos:

Tipos de alopecia

La alopecia focal es la que afecta a una o al menos dos áreas específicas del cuerpo del perro. Esta es típica en infecciones por dermatofitos y algunos tipos de sarna.

La multifocal es la que afecta varias zonas que pueden ser de un tamaño pequeño o mediano. Esta es causada por algunos tipos de sarna y también por Demodex.

La alopecia generalizada afecta a todo el cuerpo o gran parte de él. Es producida por algunas enfermedades como problemas endocrinos, displasia folicular y en casos de atopia en fase avanzada.

mascota
Es importante observar cualquier cambio en el pelaje de nuestra mascota. Si ha perdido pelo en algunas zonas o se le cae excesivamente deberá llevársele al veterinario para que determine la causa. Foto: Pixabay

Cómo hacer el diagnóstico

Si bien el diagnóstico de la alopecia en perros es fácil de hacer, en ocasiones puede resultar un poco complicado.

Al momento de llevarlo al veterinario, es importante tener ciertos datos, como el momento en que el perro empezó a perder pelo, la forma en las que están distribuidas las lesiones alopecicas; la edad también es importante, así como saber si está castrado o esterilizado.

También es necesario proveer los datos de la desparasitación, si se hizo de forma externa; el tipo de alimentación y si presenta otros síntomas, como beber y orinar con más frecuencia.

En ocasiones, solo es suficiente con observar las partes donde falta pelaje y ver si tiene costras o cualquier herida. Sin embargo, es fundamental llevarlo al veterinario para un diagnóstico más acertado.

Existen pruebas y técnicas que se usan para el diagnóstico, como la tricografía. Esta consiste en tomar algunas muestras del pelaje del animal para observar si hay presencia de parásitos o de hongos.

Otra prueba es hacer una biopsia y tomar muestras de la piel para determinar qué afecta a la mascota, si se trata de un parásito, de hongos o de otros problemas.

Enfermedades asociadas a la alopecia

Es posible que la alopecia sea un síntoma de alguna enfermedad que debe diagnosticarse para llevar un tratamiento adecuado. Las enfermedades endocrinas son las más comunes, como el síndrome de Cushing o el hipotiroidismo.

Entre los síntomas de estas enfermedades se encuentran la polidipsia y poliura, esto es, beber agua y orinar en exceso; si a estos se les suma la pérdida de pelaje por la zona del tronco, entonces es necesario llevar a la mascota al veterinario.

La alimentación de las mascotas es importante para que mantenga su buena salud. Por eso también es importante vigilar su alimentación o cambiarla en caso de ser necesario.

También te puede interesar:

7 snacks saludables para premiar a tu perro

Por qué es bueno dejar que tu perro duerma contigo, según la ciencia