Trump quieren que la vacuna contra COVID-19 lleve su nombre, algo así como “trumpcine”

El expresidente está furioso, porque considera que el crédito de la inmunización en EE.UU. se lo está llevando Joe Biden

Trump quieren que la vacuna contra COVID-19 lleve su nombre, algo así como “trumpcine”
El expresidente Trump exige reconocimiento por la vacuna contra COVID-19.
Foto: Drew Angerer / Getty Images

El expresidente Donald Trump insiste en que los estadounidenses deben agradecerle por la vacuna contra COVID-19 y ahora hasta sugiere que lleve el nombre de “trumpcine”.

Según el periodista de CNN, Kevin Liptak, el exmandatario expresó su deseo durante un evento político en Mar-a-Lago, en el mismo donde lanzó insultos al líder de la minoría en el Senado, Mitch McConnell (Kentucky), a quien calificó de “tonto hijo de pu**”.

“Trump dijo a todos que deberían llamar ‘trumpcine’ (en lugar de vacuna)”, dijo Liptak en Twitter en referencia a la sugerencia sobre la inmunización contra coronavirus.

El expresidente ha mostrado frustración por las críticas que recibió sobre el manejo de la pandemia de COVID-19 y su desesperada búsqueda de reconocimiento sobre la vacuna.

De hecho, a principios de marzo, el republicano emitió una declaración en la que afirmaba que era el principal responsable del rápido desarrollo de la vacuna.

“Espero que todos recuerden cuando recibieron la vacuna COVID-19 (a menudo conocido como el virus de China), que si no fuera presidente, no hubieran recibido esa hermosa ‘vacuna’ en los próximos cinco años, en el mejor de los casos”, afirmó.

El expresidente está furioso de que el presidente Joe Biden reciba crédito por la vacuna y su distribución, la cual ha rebasado el millón de aplicaciones diarias.

Aunque algunos estados ya ampliaron la elegibilidad a la vacuna, el 19 de abril el presidente Biden hará oficial a nivel nacional, para que personas mayores de 16 años puedan solicitarla en cualquier parte.

El programa de vacunación del presidente Biden incluye esfuerzos importantes para llegar a las comunidades más apartadas y vulnerables, como la inversión de $10,000 millones de dólares para asegurar la distribución de la inmunización en las zonas más pobres.

También intenta cubrir lo antes posible a las comunidades de color, incluidas las latinas, debido a que fueron impactadas desproporcionadamente por la pandemia, afectando su salud y complicando su situación económica.