California y Nueva York perderán asientos en el Congreso; Texas ganará dos

Los datos del censo reconfiguran la Cámara de Representantes y muestran una nueva realidad de EE.UU.

California y Nueva York perderán asientos en el Congreso; Texas ganará dos
La población en Nueva York no creció en la última década.
Foto: KENA BETANCUR / AFP / Getty Images

La demografía de los Estados Unidos cambió y la distribución de los 435 escaños en el Congreso lo verán reflejado.

Este lunes la Oficina del Censo publicó sus más recientes datos. La población creció durante los últimos diez años al ritmo más lento desde la década de 1930, un 7,4 %, hasta alcanzar las 331.449.281 personas que residen en el país.

Con estos resultados estados como California perderán por primera vez un lugar en la Cámara de Representantes. Pasará de tener 53 a 52 congresistas. El estado dorado se estancó en el crecimiento poblacional y se ubica en 40 millones de personas, aunque sigue siendo el más concurrido.

Nueva York también verá reducido su número de representantes al pasar de 27 a 26. “El estado de Nueva York experimentó un fenómeno migratorio, es decir, más personas salieron de la entidad en la última década”, dijo Karen Battle, jefa de la división de población de la Oficina del Censo.

Texas será el gran estado ganador de lugares en el Congreso, debido al crecimiento que presentó en la última década.

La Oficina del Censo utiliza una fórmula basada en la población para decidir cuántos escaños obtiene cada estado en la Cámara de Representantes. Es decir que si un estado gana, otro pierde.

Será al menos hasta agosto cuando se sepa cómo cambiarán los distritos de votantes, cuando se presenten más datos detallados del censo.

Los estados que ganan en el Congreso

Colorado +1

Florida +1

Montana +1

Carolina del Norte +1

Oregón +1

Texas +2

Negocios cerrados en El Paso por brote de coronavirus.
Foto: Getty Images

Los estados que pierden

Nueva York -1

California -1

Illinois -1

Michigan -1

Ohio -1

Pensilvania -1

Virginia Occidental -1

Este crecimiento demográfico “sustancialmente menor” en Estados Unidos en la última década se debió principalmente a que la tasa de natalidad está en declive y que la cantidad de nuevos inmigrantes se estabilizó, explicó la secretaria de Comercio de EE.UU., Gina Raimondo, en una rueda de prensa.

“Le aseguré al presidente (Joe Biden) que el censo es completo y preciso”, declaró Raimondo sobre los datos, que fueron recopilados durante la pandemia del coronavirus.

Estos resultados no afectan a la distribución de los asientos en el Senado estadounidense, ya que cada estado tiene dos representantes en la Cámara Alta, independientemente de su población.

Además de ser utilizados para redistribuir los escaños en la Cámara Baja y modificar el peso de cada estado en el Colegio Electoral, un órgano formado por 538 delegados que tiene la última palabra sobre quién llega a la Casa Blanca cada cuatro años, el recuento es importante para la distribución de miles de millones en fondos federales.

Es también fundamental para la planificación estatal y local en muchos ámbitos, desde escuelas hasta viviendas y hospitales.

La elaboración del Censo de 2020 estuvo afectada por la pandemia de la covid-19, con cambios de plazos para el envío de respuestas por correo o internet y el retraso en el desplazamiento de miles de funcionarios para el empadronamiento puerta a puerta.

Esto llevó a que la Oficina del Censo no pudiese cumplir con la normativa que establece que debe entregar los datos nacionales antes del 31 de diciembre.

Además, hasta 144 ciudades podrían perder el rango de área metropolitana.

Con información de EFE

Sigue leyendo: En qué consiste la alianza de grupo latino con Biden y su plan “Reconstruir mejor juntos”