Biden logra avances en inmigración en sus primeros 100 días, pero falta el cambio profundo

Expertos y activistas destacan acciones del presidente, pero reconocen que urge la reforma para tener cambios de fondo a favor de inmigrantes

Biden logra avances en inmigración en sus primeros 100 días, pero falta el cambio profundo
El secretario Alejandro Mayorkas y el presidente Joe Biden.
Foto: SAUL LOEB / AFP / Getty Images

El primer día de su administración, el presidente Joe Biden tomó varias decisiones sobre inmigración, incluidos los lineamientos de su reforma migratoria, además de cambios efectivos: reunificación de familias, terminación de regla de carga pública, revertir políticas contra ‘dreamers’ y modificar protocolos de asilo.

Los cambios han continuado desde el 20 de enero y apenas a un día de que se cumplieran los primeros 100 días de gobierno, el gobierno de Biden y la vicepresidenta Kamala Harris, bajo acciones del secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, tomó dos nuevas e importantes determinaciones: evitar redadas en o cerca de tribunales y facilitar la extensión de beneficios, especialmente para quienes tienen visas laborales.

Activistas y expertos en inmigración coinciden en que el presidente Biden ha dado pasos importantes en asuntos migratorios, tratando de revertir los más de 900 cambios que implementó el gobierno de Donald Trump, que complicaron los procesos a inmigrantes.

Sin embargo, reconocen que los cambios de fondo siguen pendientes y, quizá, tarden un buen tiempo en ser realidad, debido a que dependen del Congreso, donde la reforma para otorgar la ciudadanía a 11 millones de indocumentados se ha estancado.

“El presidente Biden ha tomado medidas significativas para revertir muchas de las peores políticas de inmigración que quedaron de la Administración Trump, incluido el fin de los Protocolos de Protección al Migrante”, indicó Austin Kocher, profesor asociado de investigación del Transactional Records Access Clearinghouse (TRAC) de la Universidad de Syracuse. “Aunque en última instancia la reforma debe pasar por el Congreso, el presidente tiene el poder de establecer el tono y las políticas que pueden hacer que Estados Unidos sea un país más acogedor”.

En el mismo tenor que Kocher se pronunció Philip Wolgin, director de Políticas de Inmigración del Center for American Progress (CAP), y Yaritza Méndez, codirectora de Organización de Make the Road New York.

“Biden también firmó varias órdenes ejecutivas de inmigración para rescindir algunas de las políticas más dañinas y crueles de la Administración Trump, incluida la rescisión del veto discriminatorio a musulmanes y africanos”, destacó Wolgin.

El experto también destacó que el demócrata otorgara TPS a originarios de Venezuela.

“Lo que significa más de 300,000 personas que ahora pueden quedarse en Estados Unidos, temporalmente, sin temor a tener que regresar al país”, apuntó.

Méndez destacó también que el Plan de Rescate Estadounidense (ARP) tiene, de algún modo, impacto en comunidades migrantes, aunque no beneficia a indocumentados directamente.

“En los primeros 100 días, la administración Biden ha tomado algunas medidas importantes para revertir las políticas dañinas de la Administración Trump y aprobó un paquete de ayuda COVID-19 que proporcionó un alivio vital a nuestras comunidades y economía”, reconoció.

La deuda sobre refugiados

Los expertos coincidieron en que Biden deberá cumplir la meta de incrementar a más de 60,000 el número de refugiados, tal como lo prometió en campaña.

Hace un par de semanas, la Casa Blanca confirmó que mantenía los niveles de aceptación de esos inmigrantes al mínimo establecido por el presidente Trump, lo que desató críticas y presión de organizaciones civiles y derivó en una respuesta del mandatario, aunque justificando que debía “atender la crisis en la frontera”, que se ha convertido en uno de sus principales retos.

“La renuencia inicial de la Administración Biden a elevar el límite de refugiados desde su mínimo histórico de 15,000 fue una tremenda decepción”, indicó Kocher. “Ahora ha acordado que aumentará el límite, pero al demostrar que está dispuesto a negociar con las vidas de los refugiados, el compromiso del presidente Biden de arreglar la inmigración revela algunas posibles grietas”.

Wolgin consideró indispensable que Biden cumpla con el compromiso reivindicado sobre refugiados.

“Dado que la administración ahora se ha comprometido a elevar el límite para el 15 de mayo, será importante cumplir ese objetivo de 62,500”, expresó.

Reforma y migración constante

Los expertos coinciden en que una reforma depende del Congreso, pero hay una presión que la Administración Biden puede ejercer. De hecho, el presidente expresó estar abierto a que se integre un plan sobre ciudadanía a indocumentados durante la discusión del Plan de Empleos Estadounidense.

“Instamos al presidente Biden y al Congreso a tomar medidas rápidas para brindar un camino hacia la ciudadanía a los beneficiarios de DACA, los titulares de TPS, los trabajadores esenciales que han arriesgado sus vidas durante la pandemia y los once millones de indocumentados”, indicó Méndez.

A los retos para el demócrata se suman las crisis internacionales y, al menos en lo que corresponde a Centroamérica, la vicepresidenta Harris prepara un proyecto que atienda los motivos que obligan a las personas a migrar hacia EE.UU.

“Dados los desafíos que enfrenta Estados Unidos hoy en día, Biden tendrá que demostrar su compromiso continuo con los inmigrantes mientras trata de equilibrar muchas crisis nacionales e internacionales”, dijo Kocher. “La clave será continuar realizando mejoras significativas y sustanciales y no dar marcha atrás en función de la conveniencia política”.

Wolgin enfatizó la necesidad de asegurar la protección de “dreamers”, en medio de una batalla legal y la posibilidad de que el juez Andrew Hanen en Texas tome una decisión contra DACA, pero indicó que los procesos de asilo y la atención en la frontera representan otro reto.

“Ciertamente es importante garantizar que los solicitantes de asilo puedan hacer sus peticiones de protección y garantizar que los niños que llegan sean tratados con humanidad en la frontera”, apuntó. “En particular levantando la orden del Título 42 en la frontera que rechaza a la mayoría de los solicitantes de asilo adultos”.

Algunos logros

>> Crear equipo especial para reunificar familias

>> Volver a las políticas originales de DACA

>> Empujar una reforma migratoria

>> Modificar las reglas de asilo

>> Acciones para armar un plan para detener la migración irregular de Centroamérica

>> Otorgar TPS a venezolanos

>> Cambiar la atención de niños no acompañados

>> Modificaciones en deportaciones, ahora enfocadas a la seguridad nacional

>> Suspender detenciones en o cerca de tribunales

>> Facilitar la extensión de beneficios migratorios