7 claves para hacer actividad física luego de los 40 años

Encontrar un ejercicio que nos guste, añadir entrenamiento de fuerza, y ejercitar según nuestras capacidades son tres claves que no podemos perder de vista, para mantenernos físicamente activos.

7 claves para hacer actividad física luego de los 40 años
Realizar una actividad que nos guste y preferiblemente en compañía será el punto de partida para incluir el ejercicio en nuestra vida.
Foto: Shutterstock

Hacer ejercicio físico después de los 40 es posible y necesario para lidiar mejor con los problemas de la tercera edad. Para ello, algunas de las claves que debes tomar en cuenta son el entrenamiento de fuerza, encontrar un compañero de ejercicio, y hacer yoga.

Sentirse bien y cómodo consigo mismo es posible en cualquier edad, como indica Healthline, y la misma no es un impedimento para  hacer actividad física y dejar atrás el estilo de vida sedentario.

1.   No te fuerces

No es necesario que te ejercites todos los días, o que lo hagas por periodos extensos de tiempo. Aunque esto sí eleva los beneficios que puedes percibir, la idea no es que te fuerces y te exijas más de lo que tu cuerpo está en condiciones de dar.

Es importante que reconozcas tus límites y plantees la actividad física en función de ellos y no de manera aislada, de manera que la rutina sea lo más cómoda para ti sin que sacrifiques tu bienestar para lograr los resultados que esperas.

mancuernas
Es importante reconocer nuestros límites al momento de ejercitarnos, así evitaremos lesiones. Foto: Shutterstock

2.   Agrega el entrenamiento de fuerza

Los entrenamientos de fuerza después de los 40 años ayudan a conservar la fuerza y masa muscular del cuerpo, reduciendo el impacto que tiene el envejecimiento para ellos.

Dado que las mujeres son más propensas que los hombres a desarrollar osteoporosis, el entrenamiento de fuerza se recomienda más a ellas que a los varones, aunque ambos deberían practicarlo.

3.   Encuentra algo que realmente te guste

Ejercitar es más sencillo cuando encontramos un ejercicio o rutina de ejercicios que nos guste realizar. Así no lo percibimos tanto como un sufrimiento o una obligación, sino como algo que nos agrada hacer y que nos da placer.

4.   Varía el ejercicio

Mantener una misma rutina por meses termina siendo monótono y aburrido. Para evitar esto, lo mejor es agregar nuevos ejercicios periódicamente para establecer nuevos retos y desafíos.

Con esto no solamente haremos de la rutina algo más divertido y dinámico, sino también tendremos la oportunidad de ejercitar integralmente el cuerpo.

5.   Agrega ejercicios acuáticos

Hay estudios que indican que los ejercicios de alta intensidad bajo el agua ayudan bastante a la densidad ósea y el fitness funcional en las mujeres posmenopáusicas, lo que sería de bastante utilidad para las mujeres posmenopáusicas o con osteoporosis.

6.   Haz yoga

El yoga es una excelente manera de reducir el estrés en el cuerpo y así mitigar riesgos asociados a enfermedad cardíaca, y también es útil para reducir la presión arterial.

7.   Adapta tu rutina según tu condición

Plantearemos la rutina física de mejor manera si tomamos en cuenta nuestras necesidades y limitaciones. Hemos de adaptar la rutina a nosotros, no nosotros adaptarnos a la rutina.

No dejes que tu edad sea una limitante para tener un estilo activo de vida, siempre habrá un ejercicio que puedas hacer para que no te sumerjas en el sedentarismo una vez superes los 40 años de vida. Tu cuerpo puede entregar todavía más de lo que ya ha hecho.

También te puede interesar:

¿Qué tan bueno o malo es hacer ejercicio con mascarilla?

¿Cómo evitar las lesiones más comunes al hacer ejercicio en casa?