Estudio de Harvard asegura que aún castigos físicos leves cambian negativamente el cerebro de los niños

Un estudio realizado en 1407 jóvenes reveló que el castigo físico afectó su desarrollo cerebral de forma negativa interrumpiendo las regiones neuronales que inciden en la toma de decisiones.

Estudio de Harvard asegura que aún castigos físicos leves cambian negativamente el cerebro de los niños
Los niños que son maltratados física o verbalmente, son propensos a tener problemas de conducta y baja autoestima
Foto: Shutterstock

Los castigos físicos, aunque sean leves, pueden causar cambios de la conducta, afectando la confianza de los niños en cuanto a la toma de decisiones. De hecho, puede repercutir en el desarrollo de su entorno, según un artículo publicado en el Daily Mail.

Mina la autoestima y la capacidad de tomar decisiones

El estudio, realizado por investigadores de la Universidad de Harvard sobre una población de unos 1407 jóvenes, encontró que el castigo físico, por más leve que sea, afecta el desarrollo cerebral de los niños.

Descubrieron que este tipo de castigos incluso puede afectarlos de una manera similar a las formas más graves de maltrato y violencia.

Esto puede hacer que sean más inseguros o duden de sus propias capacidades, ya que afecta la zona o corteza prefrontal, incluyendo regiones que son parte de lo que se conoce como red de prominencia, o SN, por sus siglas en inglés.

Resulta que estas regiones responden a las señales del entorno que pueden tener consecuencias, como las amenazas, y puede afectar la toma de decisiones y el procesamiento de situaciones.

En este sentido, los niños que son maltratados de forma física, aun con un castigo físico leve, pueden ser propensos a tener problemas de conducta y confianza en sí mismos.

Cambiar las tendencias

Si bien es cierto que toda una generación fue criada con diferentes formas de castigo, incluyendo el físico, está ampliamente demostrado que este tipo de maltrato perjudica el desarrollo de los niños.

En este sentido, los investigadores, así como especialistas en el área infantil, proponen otras formas de educar a los pequeños que no sea a través de la agresión física y mucho menos verbal.

conversación padre e hijo
Debemos aplicar otras vías para educar a nuestros hijos, alejándonos de la agresión física y verbal. Foto: Shutterstock

La clave está en hablar con ellos y buscar las diferentes formas de comunicación en un marco de respeto y comprensión.

Otros problemas que podría ocasionar este tipo de castigos son ansiedad y depresión, así como problemas para comunicarse.

Por lo tanto, es necesario ser buenos comunicadores y comprenderlos en casos de que sufran de ansiedad o algún otro problema que lo afecte.

Enfoque del estudio

El estudio se enfocó en conocer cuál era el impacto del castigo físico a un nivel neurológico; en otras palabras, cómo respondía y se desenvolvía el cerebro ante estos eventos.

Los especialistas analizaron la información de un largo estudio de niños cuyas edades estaban entre los 10 y 11 años.

Finalmente, se concentraron en 147 pequeños que habían sido golpeados, pero excluyeron a aquellos que habían experimentado otras formas severas de violencia.

En la actualidad, Escocia prohibió cualquier forma de castigo físico, y en Gales será prohibida a partir del 2022.

En Estados Unidos e Inglaterra todavía son permitidos, pero se está indagando la manera de prohibirlas y educar a los padres para que busquen otras maneras de disciplinar a sus hijos.

También te puede interesar:

¿Qué dejará a tus hijos el confinamiento en sus primeros años de vida?

¿Cuándo un niño debe dejar el biberón?