¿Cuáles son las especificaciones dietéticas para las personas con lupus?

El lupus es una enfermedad de origen autoinmune que afecta el funcionamiento de importantes órganos y sistemas. El consumo de esteroides como tratamiento suele tener algunos efectos secundarios, a través de alimentos antiinflamatorios y nutritivos es posible disminuir los síntomas

La dieta de las personas con lupus deberá enfocarse en evitar el consumo de grasas saturadas, sal, azúcares y alcohol.
La dieta de las personas con lupus deberá enfocarse en evitar el consumo de grasas saturadas, sal, azúcares y alcohol.
Foto: Ella Olsson / Pexels

No es ninguna novedad decir que la alimentación juega un papel demasiado relevante en el estado de salud y la prevención de enfermedades. De hecho actualmente es simplemente la medida más importante, con base en ello han salido a la luz todo tipo de pautas dietéticas específicas para prevenir y controlar las enfermedades más recurrentes en la sociedad. Con base en ello recientemente muchas personas se han preguntado sobre las recomendaciones de dieta para los pacientes con lupus. Si bien al igual que con cualquier afección médica, se deberá apostar por una combinación saludable de alimentos incluidas abundantes frutas frescas, verduras, cereales integrales, legumbres, grasas vegetales, proteínas magras y pescado. También ciertos alimentos y hábitos pueden ser mejores que otros para controlar los síntomas. 

El lupus es una enfermedad de origen autoinmune, es decir se da cuando el propio sistema inmunitario ataca las células y tejidos sanos por error. El mayor problema es que a largo plazo es una condición que suele dañar muchas partes del cuerpo, como es el caso específico de las articulaciones, piel, riñones, corazón, pulmones, vasos sanguíneos y cerebro. A la fecha no se tienen detectadas las causas exactas del desarrollo de esta enfermedad, lo cierto es que existen varios tipos. El más común es el lupus eritematoso sistémico, el cual puede ir de leve o grave, y puede afectar a muchas partes del cuerpo. También suele presentarse el lupus discoide, cutáneo subagudo, inducido por medicamentos y neonatal.

Los síntomas del lupus suelen ser bastante molestos y en algunos casos tan recurrentes que deterioran significativamente la calidad de vida. Entre los principales se encuentran: dolor o hinchazón en las articulaciones, dolor muscular, fiebre, erupciones rojas en la piel (generalmente en la cara y en forma de mariposa), dolor en el pecho, pérdida de cabello, dedos de las manos y pies color púrpura, sensibilidad al sol, hinchazón en las piernas o alrededor de los ojos, úlceras en la boca, glándulas inflamadas y cansancio extremo. En los casos más agudos se presenta deterioro en los órganos vitales. 

¿Cuáles son las recomendaciones dietéticas?

Como tal no existe una dieta específica para el tratamiento del lupus, sin embargo existen recomendaciones sobre los mejores y peores alimentos. Toma nota.

1. Cambia las carnes rojas por pescados grasos

Hoy en día es bien sabido que a modo general una de las recomendaciones dietéticas más relevantes para la salud es reducir o evitar por completo el consumo de carnes rojas. Sin embargo de manera más específica suele ser una medida importante para las personas que padecen lupus y la razón principal es que la carne roja y procesada está repleta de grasas saturadas, lo cual contribuye directamente en el desarrollo de enfermedades cardíacas. Es por ello que los expertos en medicina y nutrición recomiendan cambiar la ingesta recurrente de carnes rojas por pescados grasos, los cuales tienen un alto contenido de omega-3 que brillan por sus propiedades antiinflamatorias. Los omega-3 son ácidos grasos poliinsaturados que ayudan a proteger contra las enfermedades cardíacas y los accidentes cerebrovasculares, además tienen propiedades antidepresivas y fortalecen al sistema inmunológico. Apuesta por aumentar el consumo de variedades de pescado como salmón, atún, caballa y sardinas. 

salmón crudo
Salmón./Foto: Shutterstock

2. Aumenta el consumo de alimentos ricos en calcio

Una de las principales consecuencias del consumo de esteroides para controlar el lupus, es que pueden adelgazar los huesos. Por lo tanto es un efecto secundario que hace que las personas con Lupus sean más vulnerables a las fracturas. La buena noticia es que aumentar el consumo de alimentos con un alto contenido de calcio y vitamina D, es una gran herramienta para disminuir el riesgo de fracturas. Estos nutrientes fortalecen los huesos. Apuesta por el consumo de los alimentos más ricos en calcio: leche baja en grasa, queso, yogurt, tofu, frijoles, leches vegetales fortificadas con calcio, verduras de hoja verde como espinacas y brócoli. También están disponibles buenas opciones de suplementos con calcio y vitamina D, que pueden ser un buen complemento del tratamiento médico y la dieta. 

Tofu. /Foto: Shutterstock

3. Limita los alimentos ricos en grasas saturadas y trans

En la dieta de cualquier persona una de las medidas más importantes es evitar el consumo de los alimentos ricos en grasas saturadas y trans, que en su mayoría vienen en todo tipo de procesados y comidas rápidas. Esto es especialmente fundamental para las personas con lupus. El consumo de esteroides suele aumentar el apetito, sobre todo los antojos por alimentos ricos en grasas, azúcares y harinas. Derivado de ello es normal que se presente un posible aumento de peso. Es importante ser muy cauteloso con la dieta y ante cualquier antojo o ansiedad por este tipo de alimentos, apostar por productos naturales e integrales como las frutas, verduras, palomitas de maíz, frutos secos y semillas. 

hamburguesa con queso
Grasas saturadas. /Foto: Pexels

4. Evita la alfalfa y el ajo

La alfalfa y el ajo son dos alimentos que de manera muy concreta se recomienda evitar en las personas que tienen lupus ¿La razón? Los brotes de alfalfa contienen un aminoácido llamado L-canavanina y el ajo contiene alicina, ajoeno y tiosulfinatos, sustancias que estimulan y aceleran al sistema inmunológico y con ello se exacerben los síntomas del lupus. De hecho se cuenta con referencias en las cuales se ha comprobado que las personas con lupus que comen alfalfa, han reaccionado con dolor muscular y fatiga, y también  sus médicos de cabecera reportan cambios en los resultados de sus análisis de sangre.

Ajo. /Foto: Pixabay

5. Se muy cuidadoso con el consumo de alcohol

Si bien en ocasiones especiales y acompañado de alimentos, el consumo de un vaso de vino tinto o cerveza no está restringido, es importante tener mucho cuidado con al excesiva ingesta de alcohol. La razón principal es que el alcohol puede interactuar con algunos de los medicamentos básicos en el control del lupus. Beber con el consumo de medicamentos como ibuprofeno (Motrin) o naproxeno (Naprosyn), por ejemplo, podría aumentar el riesgo de hemorragia estomacal y úlceras. El alcohol también puede reducir la eficacia de la warfarina (Coumadin) y puede aumentar los posibles efectos secundarios hepáticos del metotrexato. Además es bien sabido que su consumo deteriora la salud general, deprime al sistema inmunológico, causa afecciones de salud mental y trastornos del sueño. Todos son aspectos que afectan el control de cualquier enfermedad. 

Beber alcohol
Beber alcohol. /Foto: Pexels

6. Evita la sal 

Es muy importante vigilar la ingesta de sodio, evita el consumo de comidas rápidas y apuesta por cocinar en casa. Toda la comida procesada y de restaurantes contiene demasiado sodio. Es bien sabido que comer demasiada sal puede elevar la presión arterial y aumentar su riesgo de enfermedad cardíaca, además la sal afecta considerablemente al sistema inmunológico. La mejor recomendación es apostar por el consumo de alimentos ricos en potasio que tienen el poder de combatir la presión arterial alta. También una gran alternativa al cocinar es sustituir la sal por especias y condimentos medicinales, como el limón, hierbas aromáticas, pimienta, polvo de curry cúrcuma.

Sal rosa
Sal rosa. /Foto: Pixabay

Te puede interesar: