7 maneras de fortalecer tu sistema inmune de manera natural

Simplemente con dormir suficiente, consumir grasas saludables y hacer ejercicio moderado podremos fortalecer nuestro sistema inmune sin tener que recurrir a suplementos vitamínicos.

El consumo regular de grasas saludables, evitará la inflamación  que reduce las capacidades defensivas del organismo
El consumo regular de grasas saludables, evitará la inflamación que reduce las capacidades defensivas del organismo
Foto: Shutterstock

Nuestro sistema inmune puede salir fortalecido y beneficiado si incorporamos a nuestra rutina ciertas actividades y hábitos, como dormir suficientemente, consumir más grasas saludables, limitar los azúcares añadidos, ejercitar moderadamente y otros, según Healthline.

Lo importante y atractivo de todos estos recursos es que evitan que nos concentremos en los fármacos, permitiéndonos tener un rol más activo en el desarrollo de nuestro bienestar y estado de salud en general. Así, si quieres tener tus defensas naturales más fortalecidas, estos son los hábitos que puedes adoptar.

1.  Dormir suficiente

Hay una relación muy estrecha entre el descanso y la función inmunitaria del cuerpo. Una mala calidad del sueño influye negativamente en las defensas naturales del cuerpo dado que si no hay descanso la función inmunitaria no cuenta con el tiempo necesario para regenerarse adecuadamente.

dormir suficiente
Un buen descanso es muy importante para que se regeneren todas las funciones del sistema inmune. Foto: Shutterstock

2.  Consumir más grasas saludables

Las grasas saludables ayudan al fortalecimiento de las defensas naturales porque reducen la inflamación del cuerpo, que afecta sus capacidades defensivas cuando se vuelve crónica.

El aceite de oliva y el salmón son dos fuentes muy importantes de grasas saludables que pueden serte de mucha ayuda.

3.  Comer más alimentos fermentados o tomar suplementos prebióticos

Los alimentos fermentados son muy ricos en bacterias beneficiosas para el cuerpo humano como los prebióticos, que son algunas de las que ocupan el tracto digestivo.

Hay estudios que indican que una red nutrida de prebióticos ayuda a la función inmunitaria del cuerpo, específicamente al facilitarle a las células inmunitarias la diferenciación entre células normales, células perjudiciales, y células saludables.

4.  Limitar los azúcares añadidos

Los azúcares añadidos y los carbohidratos refinados incrementan el riesgo de sufrir de obesidad. La obesidad, a su vez, disminuye las defensas naturales del cuerpo, por lo que limitar la absorción de azúcares añadidos podría ayudar en la estabilización de la función inmune.

Por otro lado, limitar la ingesta de azúcares añadidos también disminuye el riesgo de padecer diabetes tipo II y enfermedad cardíaca, condiciones que también afectan la función inmune.

5.  Realizar ejercicio moderado

No es necesario que realices una rutina muy exigente de ejercicio para que tu sistema inmune se fortalezca, solo debes hacer la suficiente cantidad de esfuerzo que permita que tu cuerpo se desinflame un poco y deje actuar a las células inmunes.

6.  Mantenerse hidratado

La hidratación no ayuda mucho a la función inmune, pero sí previene la deshidratación, que afecta considerablemente las capacidades defensivas del cuerpo frente a bacterias, virus, y agentes patógenos en general.

7. Gestionar adecuadamente los niveles de estrés

Gestionar el estrés y la ansiedad es una excelente manera de estabilizar y fortalecer el sistema inmune dado que es bien sabido que el estrés prolongado promueve la inflamación del cuerpo, lo que disminuye sus capacidades defensivas.

Todas estas maneras son accesibles y sencillas de aplicar en nuestras vidas si somos lo suficientemente disciplinados y atentos. Esto nos reportará beneficios a nivel del sistema inmunológico, pero también nos será de utilidad para alcanzar un estado de salud integral.

También te puede interesar:

Los 5 ejercicios que hacen que las personas vivan más años

¿Qué representa una alimentación saludable en mayores de 50 años?