5 formas en que lo que comes puede envejecer tu piel

El paso del tiempo es implacable, pero más allá de la edad nuestros hábitos diarios también pueden tener un efecto en cómo lucimos ante el espejo y en cómo enfrentamos la enfermedad

Con el paso del tiempo, lo que comes es más importante que lo que te untas.
Con el paso del tiempo, lo que comes es más importante que lo que te untas.
Foto: Shutterstock

En materia de belleza, el tiempo puede ser nuestro peor enemigo, pero los hábitos saludables pueden ser nuestros mejores aliados. Más allá de la edad, el paso del tiempo no equivale necesariamente a enfermedad y envejecimiento si mantenemos hábitos cotidianos que nos ayuden a conservar nuestra salud. Por eso lo que comes es tan importante, pues tus elecciones de comida pueden envejecer tu piel o hacerla lucir lozana y juvenil.

Dime qué comes y te diré qué edad tienes

Nadie duda que los alimentos son fundamentales para mantener no sólo nuestra salud sino una actitud positiva ante la vida, una apariencia vigorosa y un equilibrio general, independientemente de la edad o del paso del tiempo.

Pero la forma en que comemos puede afectar directamente la apariencia de nuestra piel. La cosmetóloga Geetika Mittal escribió a la prensa en India algunos hábitos alimenticios que pueden influir en el envejecimiento de la piel, según sus investigaciones:

Deficiencia de nutrientes. La falta de proteínas, vitamina E y minerales como el magnesio, el yodo el zinc pueden afectar negativamente la apariencia de la piel. Por eso, Mittal sugiere incluir almendras diariamente en la alimentación como un snack saludable y nutritivo. Gracias a su contenido de vitamina E antioxidante, polifenoles y ácidos grasos esenciales son una buena alternativa para cuidar la salud de la piel.

No beber suficiente agua. Esto puede provocar la deshidratación de los tejidos que es visible en la piel, principalmente en la apariencia de la piel de los labios y las extremidades. La experta sugiere beber al menos dos litros de agua diariamente.

Falta de vitamina C. La vitamina C es un coadyuvante para evitar problemas de la piel. Consumir cítricos como limón, naranja, fresa y guayaba es una excelente manera de equilibrar nuestra ingesta de vitamina C.

Consumir alimentos fritos y con azúcar. Las frituras y el azúcar añadida en los alimentos no solamente influyen en nuestro peso corporal, sino también en la apariencia de nuestra piel. Al freír los alimentos e incluir mucha azúcar en nuestra dieta, en cualquiera de sus formas, consumimos sustancias oxidantes que envejecen nuestras células, incluyendo las epiteliales.

Falta de proteínas. Las proteínas son fundamentales para que los tejidos del cuerpo se renueven y se reparen. Alimentos ricos en proteínas como las lentejas, la avena, el yogurt o las almendras pueden nutrir la piel y renovarla.

Para Mittal, a medida que pasa el tiempo y los efectos del envejecimiento se hacen más evidentes, una de las mejores formas de cuidar la piel es cuidar lo que comemos, más que lo que nos untamos.