Círculo vicioso: bajan los arrestos mientras sube el crimen en Nueva York

Los delitos en el sistema de tránsito público aumentaron 161.9%, de 21 a 55, a pesar de la adición temporal de 250 patrulleros policiales; además se duplicó el robo de vehículos

Círculo vicioso: bajan los arrestos mientras sube el crimen en Nueva York
Presencia policial reforzada en el Metro.
Foto: Andrés Correa Guatarasma / Cortesía

La violencia siguió en aumento en NYC la semana pasada, con alzas significativas en tiroteos, robos y asaltos graves, pero al mismo tiempo hubo menos arrestos, disparando de nuevo las alarmas en las estadísticas del Departamento de Policía de Nueva York, a medida que se aproxima el verano, tradicionalmente la época más violenta del año.

La ola de delitos afectó las calles y el Metro, y los incidentes en el sistema subterráneo se duplicaron a pesar del ansiado aumento de la presencia policial.

El número total de arrestos durante la semana que terminó el domingo 23 cayó 10.2%, de 3,290 a 2,953, en comparación con el mismo período del año pasado, mostraron cifras oficiales de CompStat, citadas por New York Post.

Mientras los tiroteos subieron 72% y las víctimas 92.6%, los arrestos por armas de fuego bajaron 24%, de 129 a 98 la semana pasada. En lo que va del año, hasta el 16 de mayo,  el número de tiroteos se había incrementado 82%, sumando 490 casos, en comparación con 270 durante el mismo período en 2020, cuando ya estaban en alza, según las estadísticas de NYPD.

“Ésta será la historia en Nueva York en el futuro previsible: menos arrestos, más tiroteos y más víctimas”, dijo un frustrado policía anónimo en Manhattan. “Podrían contratar a 10,000 policías, pero no importará a menos que los políticos cambien las leyes y mantengan a los criminales en la cárcel”.

NYPD registró aumentos de dos dígitos en cinco de las siete categorías de delitos mayores la semana pasada: los robos subieron 44.4% de 205 a 296 casos, y los asaltos por delitos graves aumentaron un 35.3%, de 357 a 483. El aumento más pequeño (28.6%) se registró en los asesinatos, que pasaron de siete a nueve, comparando la misma semana en 2020.

Las peores tendencias se relacionaron con robos, con hurtos mayores subiendo 41.8% y el número de vehículos robados prácticamente se duplicó (49%) de 157 a 234. Los delitos en el sistema de tránsito aumentaron un asombroso 161.9%, de 21 a 55, a pesar de la adición temporal de 250 patrulleros policiales por parte del alcalde Bill de Blasio luego de meses de demandas de la MTA, los funcionarios sindicales y hasta el gobernador Andrew Cuomo.

Las víctimas de tiroteos de la semana pasada incluyeron a una fiscal federal de Manhattan, Mollie Bracewell, que resultó herida el viernes cuando un fragmento de bala perdida le alcanzó el ojo mientras cenaba en un restaurante en Prospect Heights, en Brooklyn.

Las únicas categorías de delitos mayores que disminuyeron la semana pasada fueron las violaciones y los robos menores, que cayeron 15.4%. Pero las violaciones han aumentado 1.9% este año hasta la fecha, de 517 a 527, comparando las estadísticas de 2020.

A la reforma penal se le ha acusado por el incremento del crimen en NYC desde el año pasado, además de la liberación de presos para evitar contagios de coronavirus en las cárceles y los cambios en el presupuesto policial implementados en el verano, que llevó a jubilaciones y renuncias masivas, entre tensiones sociales y un repunte en la criminalidad, creando un círculo vicioso.

La Asociación Benevolente de Sargentos (SBA), principal sindicato de NYPD, condenó de nuevo la semana pasada la violencia en la ciudad, reiterando sus críticas a los políticos locales.