Grandes financieras destacan beneficios económicos para Estados Unidos con una reforma migratoria

El senador Bob Menéndez ha liderado reuniones con republicanos y representantes de distintos sectores, para conseguir respaldo a la Ley de Ciudadanía que establecería la ruta para naturalización de 11 millones de indocumentados

 El senador Bob Menéndez.
El senador Bob Menéndez.
Foto: Michael Reynolds-Pool / Getty Images

Aunque activistas y defensores de inmigrantes, así como congresistas demócratas han destacado los beneficios económicos para Estados Unidos con una reforma migratoria, ahora a esas voces se suman las grandes financieras.

Así lo reveló el senador Bob Menéndez (Nueva Jersey), quien lidera los esfuerzos en el Senado para aprobar la Ley de Ciudadanía 2021, impulsada por el presidente Joe Biden.

Indicó que en una audiencia con directivos de varias financieras éstos expresaron su respaldo a una reforma y destacaron la importancia de aprobarla, pues consideran “que permitiría al país construir una economía más fuerte y robusta”.

Los directores ejecutivos que participaron en la audiencia son Charles W. Scharf, de Wells Fargo & Co.; David M. Solomon, de Goldman Sachs; Jane Fraser, de Citigroup; Jamie Dimon, de JPMorgan Chase & Co.; Brian Thomas Moynihan, de Bank of America, y James P. Gorman, de Morgan Stanley.

Una reforma migratoria significarían 1.5 billones de dólares para EE.UU. en un rango de 10 años, así como la creación de más de dos millones de empleos, indica el American Immigration Council, que también apunta que en el mismo periodo, el país tendría que destinar $2.6 billones de dólares para el sistema de deportaciones.

El proyecto se encuentra en negociaciones por la representante Linda Sánchez (California) y por el senador Menéndez, en busca de lograr el respaldo de los 10 senadores que se requieren para su aprobación en el Senado.

“(Menéndez) ha dejado bien claro que si los republicanos se niegan a negociar en buena fe, entonces la Administración de Biden debería aprovechar cualquier oportunidad para lograr una reforma significativa que le ofrezca un camino a la ciudadanía para los inmigrantes indocumentados que trabajan duro en todo el país“, adelata la oficina del demócrata, quien es el congresista latino de mayor rango en el Congreso.

Además de este proyecto de ley, el Congreso discute otras propuestas, incluso una de republicanos, aunque las que más avanzando son las de los demócratas.

En la Cámara ya fueron aprobadas la Ley de Sueño y Promesa y la Ley de Modernización del Trabajo Agrícola, pero también está sobre la mesa la Ley para Trabajadores Esenciales que, hasta el momento, se considera como la alternativa más cercana al proyecto original del presidente Biden, ya que otorgaría la ciudadanía a unos cinco millones de indocumentados, incluidos ‘dreamers’, portadores de TPS y trabajadores agrícolas.

En un foro con We Are Home, el representante Raúl Ruiz (California), presidente del Caucus Hispano del Congreso, adelantó que los demócratas están preparando los argumentos legales para empujar alguna ley bajo la regla de Reconciliación, la cual requiere una mayoría simple.

Hasta ahora ningún congresista republicano ha apoyado públicamente los proyectos demócratas, pero la oficina del senador Menéndez indicó que ha habido varias reuniones sobre el tema.