El consumo de alérgenos puede ayudar a tratar las alergias alimentarias, según un nuevo estudio japonés

Hace años el tratamiento tradicional para suprimir las alergias alimentarias se basaba en "eliminar por completo" el alimento desencadenante de la alergia de la dieta. En los últimos años diversos estudios han comprobado que consumirlos en pequeñas cantidades y bajo la supervisión médica, suprime los síntomas

La inmunoterapia oral se ha posicionado como una alternativa segura para combatir las alergias alimentarias, especialmente en niños.
La inmunoterapia oral se ha posicionado como una alternativa segura para combatir las alergias alimentarias, especialmente en niños.
Foto: Julia Filirovska / Pexels

Existen personas que son más propensas que otras a padecer determinadas alergias alimentarias, que en muchos casos suelen desarrollarse desde la infancia. Lo cierto es que en cada persona se presentarán de diferentes maneras, según información avalada por Clínica Mayo una alergia alimentaria es una reacción del sistema inmunitario que ocurre poco después de haber ingerido un determinado alimento. Incluso una pequeña cantidad del alimento que causa la alergia puede ocasionar signos y síntomas, como problemas digestivos, urticaria o inflamación de las vías respiratorias. Si bien durante años el tratamiento se ha basado en evitar el consumo de dichos alimentos “alérgenos” y en la ingesta de determinados fármacos antihistamínicos. Recientemente un estudio japonés ha demostrado que se pueden lograr mejoras rápidas en las alergias alimentarias mediante la “terapia de alimentación”, en la que el culpable, como pueden ser los huevos, la leche, los mariscos y el trigo, no se eliminan por completo de la dieta, sino que se ingieren en pequeñas cantidades y siempre bajo la supervisión médica.

Con base en ello, muchas personas se han preguntado si a través de esta estrategia es posible reducir drásticamente los casos de alergias alimentarias en niños, adolescentes e inclusive en adultos. Según una encuesta realizada por el Ministerio de Educación, Cultura, Deportes, Ciencia y Tecnología de Japón en escuelas primarias, secundarias y preparatorias públicas, se estima que entre el 4 y 5% de los estudiantes padecen algún tipo de alergias alimentarias. De tal modo es un problema de salud que vale atender.

Si bien, en muchos casos las alergias alimentarias provocan síntomas inmediatamente después de comer. En algunas circunstancias, incluso una pequeña cantidad de alimentos puede causar síntomas potencialmente mortales, como dificultad para respirar y descenso de la presión arterial, lo cierto es que en el pasado, el método común para tratar las alergias alimentarias era “eliminar por completo” el alimento desencadenante de la alergia de la dieta. Hoy en día la ciencia nos invita a explorar otros caminos.

Cabe mencionar que esta teoría no es tan reciente, su principal antecedente se dio en el año 2007, ya que fue presentada en una conferencia académica en Japón y se basó en una hipótesis sobre cómo las reacciones alérgicas se pueden suprimir tomando pequeñas cantidades de alimentos bajo la supervisión de un médico especializado. Nombrada por los investigadores “inmunoterapia oral”, es un concepto que se basa en aplicar el mecanismo del cuerpo humano de formar células inmunes que suprimen las reacciones alérgicas cuando las personas continúan comiendo los alimentos que causan las alergias.

En los últimos años diversos estudios clínicos se han unido a la teoría para confirmar la seguridad y eficacia de este método de terapia. Y la sorpresa ha sido que se ha confirmado científicamente la eficacia del tratamiento y las medidas preventivas basadas en este mecanismo, de hecho se siguen acumulando evidencias a su favor. Tal es el caso de un estudio muy reciente, publicado en enero 2021 por una revista internacional de pediatría del Centro Nacional de Salud y Desarrollo Infantil de Japón. El cual se basó en observar a 43 niños de 2 a 6 años, que habían dado positivo en la prueba de alergia al huevo ¿Los resultados? De los 13 niños que habían eliminado completamente los huevos de su dieta: 12 seguían siendo alérgicos, pero de los 30 niños que no habían eliminado completamente el alimento que causaba la alergia, 16 habían mejorado ¡Maravilloso! También se cuenta con otra referencia un poco anterior de agosto 2020, en la cual un equipo de investigadores de la Universidad de Juntendo, anunciaron el mecanismo detallado por el cual la inmunoterapia oral suprime la aparición de síntomas de alergia alimentaria a través de experimentos en ratones. Descubrieron que el grupo de células que tienen la característica de suprimir la inmunidad aumentaba en todo el cuerpo.

Mientras tanto, en abril de 2018, Cochrane, una organización académica privada internacional con sede en el Reino Unido, evaluó la inmunoterapia oral para una alergia al huevo utilizando múltiples estudios y la encontró “efectiva”, pero también señaló que había casos de reacciones alérgicas graves y por ende algunas personas dejaron de participar en los estudios. Esto comprueba que a pesar de ser un método bastante sostenible, existen casos en los que no lo es. 

También se cuenta con otra muestra grande, en la cual se analizaron los resultados de una encuesta sobre unas 300 instituciones médicas en todo Japón. Publicada por la Sociedad Japonesa de Alergia Pediátrica e Inmunología Clínica en 2017, se comprobó que solo nueve niños que recibieron esta terapia presentaron síntomas severos como dificultad para respirar por sí mismos. Kiwako Yamamoto, jefe de la división general de alergias del Centro Nacional de Salud y Desarrollo Infantil, señaló: “Existe la posibilidad de que los niños hayan sido alimentados con más cantidad de la permitida que se encuentra en la prueba de provocación alimentaria oral. Entre las conclusiones más relevantes comprobó que las alergias pueden suprimirse incluso cuando la cantidad del alimento causante, es mucho menor que la permitida. Por lo tanto si se establecen métodos de tratamiento seguros, el riesgo de síntomas graves se reducirá considerablemente.

Te puede interesar: