Ser delgado no significa tener buena salud cardiovascular: los 5 alimentos para evitar un “corazón graso”

La acumulación de tejido adiposo alrededor del corazón incrementa el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Si bien la obesidad es un factor de riesgo, se cuenta con estudios en los que se ha comprobado que las personas delgadas también son propensas. Evita el corazón graso con estos alimentos

La calidad de la dieta y la actividad física son medidas fundamentales en la prevención de acumulación de grasa en las arterias.
La calidad de la dieta y la actividad física son medidas fundamentales en la prevención de acumulación de grasa en las arterias.
Foto: Imagen de suju-foto en Pixabay / Pixabay

Es bien sabido que el peso corporal se relaciona directamente con el estado de salud, no en vano tener un peso sano es una de las principales medidas en la prevención de enfermedades crónicas. Con base en ello es bastante normal asumir que solo las personas con sobrepeso tienen que preocuparse por el impacto de un corazón graso, la realidad es que las personas delgadas también pueden ser propensas a padecer esta afección que pone en peligro la vida. Se trata de una condición relacionada con la salud cardiovascular, que se presenta con la acumulación de placas de grasa en las arterias o la ateroesclerosis es un padecimiento que suele dañar los vasos sanguíneos y el corazón. Al causar un estrechamiento o bloqueo de los vasos sanguíneos puede aumentar el riesgo de padecer un ataque cardíaco, dolor en el pecho (angina de pecho) o accidente cerebrovascular.

De hecho se cuenta con una nueva investigación publicada en Journal of the American College of Cardiology, en la cual se comprobó que el exceso de grasa pericárdica que rodea el corazón, aumenta el riesgo de insuficiencia cardíaca y se comprobó una mayor incidencia en mujeres que en hombres. Lo cierto es que independientemente de cuánto pese una persona, puede ser la causa de afecciones cardiovasculares. Sin embargo, este estudio comprobó que ser obeso duplica el riesgo de sufrir insuficiencia cardíca. Además según el autor del estudio, el Dr. Satish Kenchaiah, profesor asociado de medicina y cardiología en la Escuela de Medicina Icahn del Hospital Mount Sinai de Nueva York, descubrieron que tener un exceso de grasa pericárdica también aumenta el riesgo asociado con los indicadores de obesidad más populares: el índice de masa corporal y la circunferencia de la cintura. 

¿La razón? El tejido adiposo alrededor del corazón puede ser particularmente peligroso para la salud del corazón, por lo tanto estar delgado no equivale a un corazón sano. Tener un peso corporal saludable no necesariamente protege a las personas contra la acumulación de grasa alrededor del corazón o el daño asociado con ella, informó el estudio. El estudio contó con el apoyo de 6.785 participantes, divididos casi por igual entre mujeres y hombres. De los participantes delgados del estudio, definidos por el estudio como con un índice de masa corporal (IMC) de menos del 25, el 10% tenía una gran cantidad de grasa pericárdica. Ese número saltó al 29% para las personas con sobrepeso, aquellas con un IMC entre 25 y menos de 30, y al 55% para el grupo considerado obeso, o participantes con un IMC igual o superior a 30. Entre las principales conclusiones destacaron que independientemente del peso corporal, cuanto mayor sea la cantidad de grasa pericárdica presente, mayor será el riesgo de insuficiencia cardíaca, encontró el estudio.

¿Con qué alimentos reducir la posibilidad de un corazón graso?

Una de las principales recomendaciones de los expertos se basa en seguir una dieta saludable y en la actividad física, son dos medidas simplemente fundamentales para controlar el exceso de grasa pericárdica. Por lo tanto los hábitos alimenticios pueden ayudar a evitar que se desarrolle en primer lugar, con base en ello es importante seguir una dieta saludable para el corazón que se centre en frutas y verduras, cereales integrales ricos en fibra, mariscos, nueces, legumbres y semillas, así como comer algunas comidas sin carne por semana e incorporar mariscos ricos en omega-3 en por lo menos dos comidas a la semana. A continuación te presentamos la lista de los 5 mejores alimentos, recomendados por la Fundación Española del Corazón para proteger la salud cardíaca y disminuir el riesgo de acumulación de grasa. 

1. Nueces

Probablemente son el grupo de alimentos ‘estelar’ para prevenir y reducir el riesgo de padecer problemas cardiovasculares. Entre sus principales cualidades se destacan su alto contenido en ácidos grasos Omega-3, que protegen el corazón y ayudan a liberar de grasas las arterias.

2. Brócoli

En general los vegetales crucíferos y de hoja verde son muy recomendados para beneficiar la salud del corazón. De manera específica el brócoli se destaca por su inmenso poder nutricional, que brilla por su alto contenido en ácido fólico, zinc, hierro, calcio, vitamina K y poderosos antioxidantes. Es bajo en calorías y sus propiedades se relacionan con grandes beneficios para reducir el riesgo de accidentes vasculares.

3. Chocolate negro

El chocolate negro, es decir puro se caracteriza por su alto contenido en antioxidantes que protegen la salud, sobre todo la del corazón. Ayudan a restaurar la flexibilidad de las arterias y evita que los leucocitos se peguen a las paredes de los vasos sanguíneos.

4. Fresas

Las fresas no solo son deliciosas, atractivas y sumamente disfrutables, son consideradas una de las frutas más nutritivas y poderosas. Llama la atención su contenido en flavonoides, que contribuyen a dilatar las arterias, protegen el endotelio (la capa interior de los vasos sanguíneos) y controlan la tensión arterial ¿Lo mejor? Son de lo más versátiles.

5. Té verde

El té verde es considerado la bebida más saludable del planeta, es un tesoro nutricional y medicinal que forma parte de la medicina tradicional hace muchos años. Una de sus más grandes cualidades se relaciona con su alto contenido en antioxidantes que combaten a los radicales libres y nos protegen de enfermedades crónicas, entre ellas las del tipo cardiovascular. Se cuenta con referencias científicas que comprueban los beneficios de beber una o dos tazas de té verde al día, para prevenir enfermedades cardiovasculares, gracias a sus beneficios para disminuir los niveles altos de grasa en la sangre.

Te puede interesar: