Las estatinas, uno de los medicamentos más usados contra colesterol e infartos, aumentan el riesgo de desarrollar demencia

Las estatinas suelen administrarse a personas mayores con problemas de colesterol elevado y para protegerlas contra un accidente cerebrovascular, pero uno de sus efectos secundarios puede comprometer su calidad de vida a largo plazo

Las estatinas, uno de los medicamentos más usados contra colesterol e infartos, aumentan el riesgo de desarrollar demencia
La demencia y el Alzheimer afectan la cognición e independencia de los pacientes.
Foto: Pixabay

Uno de los medicamentos más usados en el mundo y en Estados Unidos contra el colesterol y los infartos son las estatinas lipofílicas, pero una investigación reciente señala que el uso de este tipo de fármaco aumenta el riego de desarrollar demencia o Alzheimer, incluso lo duplica.

Un estudio presentado en la Reunión Anual 2021 de la Sociedad de Medicina Nuclear e Imágenes Moleculares reveló que en algunos pacientes con una cognición normal o que ya presentan un deterioro cognitivo leve, el consumo de estatinas lipofílicas duplica con creces el riesgo de sufrir demencia al disminuir de manera muy significativa el metabolismo en el área del cerebro que suele ser afectada por la enfermedad de Alzheimer.

Se calcula que casi un 50% de los adultos estadounidenses mayores de 75 años de edad consumen una estatina, ya sea hidrofílica (procesada por el hígado) o lipofílica (que se distribuye en todos los tejidos del organismo), con el fin de controlar sus niveles de colesterol o disminuir su riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular.

Durante ocho años, los investigadores de la Universidad de California en Los Ángeles analizaron los datos de pacientes consumidores de estatinas, incluyendo su estado cognitivo inicial, sus niveles de colesterol y el tipo de estatina que utilizaban. Los participantes fueron sometidos a tomografías por emisión de positrones (PET) para identificar los cambios en el metabolismo cerebral causados por cada tipo de estatinas.

Los expertos encontraron que quienes presentaban inicialmente un deterioro cognitivo leve o una cognición normal y consumían estatinas lipofílicas presentaron más del doble de riesgo de desarrollar demencia, en comparación con quienes no usaban estatinas. Al paso del tiempo, el metabolismo de la corteza cingulada posterior del cerebro los usuarios de estatinas lipofílicas disminuyó sustancialmente.

La corteza cingulada posterior del cerebro es un área fundamental en la formación de emociones y el procesamiento de datos básicos de la memoria, la conducta y el aprendizaje. Es también la región del cerebro que disminuye de manera más significativa durante las primeras etapas de la enfermedad de Alzheimer. Los investigadores encontraron que este deterioro del metabolismo cerebral no ocurría en los consumidores de otros tipos de estatinas.

“Los hallazgos de estas exploraciones podrían usarse para informar las decisiones de los pacientes con respecto a qué estatina sería la más óptima para usar con respecto a la preservación de su cognición y capacidad para funcionar de forma independiente”, señalaron los autores de la investigación.

Otros estudios han revelado que ciertas prácticas relacionadas con la meditación o la espiritualidad pueden ayudar a prevenir la enfermedad de Alzheimer o el deterioro cognitivo.