Una dieta basada en plantas y pescado reduce el riesgo de desarrollar Covid-19 grave, según un nuevo estudio

Las personas cuya dieta se basa en plantas y el consumo de pescado tienen un riesgo significativamente menor de desarrollar COVID-19 grave, de acuerdo con un reciente estudio basado en las experiencias de médicos y enfermeras con gran exposición al SARS-CoV-2

Una dieta basada en plantas y pescado reduce el riesgo de desarrollar Covid-19 grave, según un nuevo estudio
Según el estudio, los participantes que seguían una dieta baja en carbohidratos y alta en proteínas presentaban cuatro veces más probabilidades de desarrollar síntomas de COVID-19 de moderados a graves.
Foto: Shutterstock

Si bien la pandemia poco a poco va cediendo, el riesgo de contraer Covid-19 aún sigue siendo latente y es importante continuar con las oportunas medidas de prevención. Sin lugar a dudas una de las más poderosas herramientas cotidianas con las que podemos protegernos es la alimentación, ya que a través de ella mantendremos a un sistema inmunológico fuerte y será mucho menos probable enfermarnos. Con base en ello es normal que nos preguntemos sobre las mejores pautas alimenticias y por fortuna, un nuevo estudio llega para darnos claridad. En dicho trabajo de investigación se encontró un vínculo entre las dietas a base de plantas y las pescatarianas, con casos más leves de Covid-19.

No cabe duda que el Covid-19 llegó para desafiar a la ciencia. Al día de hoy se siguen realizando numerosos trabajos de investigación encabezados por los más prestigiosos expertos, con el objetivo de resolver algunos de los principales cuestionamientos entorno a la enfermedad. Finalmente, es bien sabido que para algunas personas el covid-19 puede resultar en una enfermedad potencialmente mortal; mientras que para otras, es poco más que una molestia a corto plazo. Hoy en día sabemos que el grado de intensidad, se desarrolla en función de las comorbilidades de cada individuo. Sin embargo aún quedan muchos misterios en el aire.

Dentro de las referencias más certeras con las que se cuenta hasta el momento, sabemos que algunas investigaciones han indicado que la dieta de las personas también puede ser un factor de mayor o menor riesgo. Así lo sugiere un reciente estudio realizado en seis países, en el cual se involucró a personas que trabajan activamente en la atención médica y proporciona nuevas pruebas que son realmente sorprendentes. Bastante interesante, teniendo en cuenta que el personal médico es un grupo de alto riesgo en contraer el virus. Para mayor detalle: los profesionales de la salud que consumían una dieta a base de plantas tenían un 73% menos de probabilidades de experimentar COVID-19 de moderado a grave, y aquellos que seguían una dieta a base de plantas o pescado tenían un 59% menos de probabilidades de enfermarse gravemente.

Los resultados fueron tan relevantes que los autores del estudio declararon lo siguiente: “Nuestros resultados sugieren que se puede considerar una dieta saludable basada en alimentos ricos en nutrientes para la protección contra el COVID-19 grave”.

Más detalles sobre el estudio:

Entre los aspectos más interesantes del estudio, se encuentra que fue realizado con la participación de 2,884 médicos y enfermeras, cuyo trabajo con pacientes los expuso al SARS-CoV-2. Los participantes que apoyaron ducha eran originarios de: Estados Unidos, Reino Unido, España, Italia, Francia y Alemania. Cabe mencionar que el objetivo central de la encuesta, se enfocó en  revelar la asociación entre las dietas autoinformadas y la infección por COVID-19, la gravedad y la duración de los síntomas.

De todo el grupo, 2,316 de los participantes no habían experimentado ningún síntoma de COVID-19 ni habían dado positivo por el virus. Estos individuos sirvieron como grupo de control del estudio. Las 568 personas restantes tenían síntomas compatibles con COVID-19 o una prueba de frotis positiva. De estos, 138 personas informaron COVID-19 de moderado a grave. El resto tenía solo casos leves o muy leves de la enfermedad. En su análisis, los investigadores tomaron en cuenta los aspectos más importantes del estilo de vida de los participantes, a través de conceptos como: la edad, el origen étnico, la profesión médica, el peso, el índice de masa corporal, las comorbilidades y los comportamientos de estilo de vida. Incluido el tabaquismo y el nivel de actividad física.

Los investigadores pidieron a los participantes que eligieran una dieta de entre 11 selecciones que se parecieran más a la que siguieron durante el último año. Luego con los resultados, crearon patrones dietéticos combinando las elecciones de los participantes en grupos: alimentos integrales, dietas basadas en plantas; dietas vegetarianas y dietas pescatarianas. En comparación con quienes siguieron dietas a base de plantas, las personas que informaron comer una dieta baja en carbohidratos y alta en proteínas presentaban cuatro veces más probabilidades de desarrollar síntomas de COVID-19 de moderados a graves.

Lo cierto es reconocidos especialistas en medicina se han pronunciado de manera muy positiva sobre el estudio. Tal es el caso del Dr. Scott Kaiser, del Providence Saint John’s Health Center en Santa Mónica, quien declaró a medios locales que considera que se trata de una investigación muy valiosa. Otra buena referencia al respecto es el trabajo realizado por Medical News Today, quienes buscaron la opinión de Kristin Kirkpatrick, nutricionista en Cleveland Clinic, sobre fuerte vínculo entre estas dietas y la gravedad del Covid-19.

Su opinión también resulto relevante: “Puede deberse al hecho de que los patrones basados ​​en plantas y pescatarianos también están asociados con reducciones de marcadores antiinflamatorios. Se cuenta con otros estudios que han indicado que el empeoramiento de los síntomas de COVID-19 puede tener algo que ver con factores inflamatorios. Complementario a ello el estudio actual, sugiere que los nutrientes que ofrece una dieta basada en plantas que podrían resultar de ayuda para las personas con Covid-19, son fitoquímicos, como polifenoles y carotenoides, y minerales y vitaminas, todos los cuales apoyan un sistema inmunológico saludable. Cabe mencionar que los pescatarianos, tienen la gran ventaja de obtener los beneficiosos nutricionales que aportan los pescados grasos: ácidos grasos omega-3 y vitamina D, sustancias que brillan por sus propiedades antiinflamatorias. Finalmente no podemos negar que seguir una dieta basada en un abundante consumo de alimentos densos en nutrientes, es una gran estrategia para mitigar una larga lista de afecciones crónicas.

Te puede interesar: