Los infectados de COVID-19 pueden sufrir diabetes como efecto secundario de la enfermedad

La diabetes es una de las enfermedades crónicas más preocupantes en la actualidad, no en vano 1,5 millones de estadounidenses son diagnosticados con diabetes cada año. Una reciente investigación encabezada por la Universidad de Stanford sugiere que el virus puede infectar las enzimas pancreáticas, disminuir la secreción de insulina y producir diabetes tipo 1

Los infectados de COVID-19 pueden sufrir diabetes como efecto secundario de la enfermedad
Realizar cambios en la alimentación, hábitos y estilo de vida, son factores fundamentales para proteger al sistema inmunológico y disminuir el riesgo de diabetes.
Foto: Shutterstock

A más de un año de la devastadora pandemia por Covid-19, la ciencia sigue sumando graves consecuencias de salud a la lista. Recientemente han salido a la luz noticias preocupantes para los infectados con el virus, un nuevo estudio encabezado por la Universidad de Stanord, encontró que haber padecido Covid-19 puede causar diabetes además de neumonía y otros problemas de salud. Si bien es cierto que la mayoría de las personas, se recuperan sin presentar problemas a largo plazo, los médicos y científicos han comprobado que algunos pacientes pueden desarrollar diabetes. La principal razón que sugiere la investigación, es que el virus puede infectar y destruir ciertas células que son cruciales para mantener a raya la diabetes.

Lo cierto es que la diabetes es una de las enfermedades crónicas más preocupantes hoy en día. Contribuye al 10-15% de las muertes en los Estados Unidos, se cuenta con datos interesantes en los cuales se confirmó que en 2017, casi 34,2 millones de personas, o el equivalente al 10,5% de la población de Estados unidos, padecían diabetes. Además según los datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), cerca de 1,5 millones de estadounidenses son diagnosticados con diabetes cada año. También del total de casos de diabetes, se estima que casi 1,6 millones de estadounidenses tienen diabetes tipo 1, considerada una enfermedad autoinmune que ataca a las células beta pancreáticas para reducir la producción de insulina.

Al respecto se han pronunciado reconocidos expertos de salud a nivel mundial, como es el caso de las declaraciones de la Dra. Jennifer Ashton, corresponsal médica en jefe de ABC News y obstetra certificada por la junta. “Hay una diferencia entre la diabetes tipo 1 y la tipo 2. En la diabetes tipo 1, el cuerpo no produce suficiente insulina, en el tipo 2, hay suficiente insulina pero no funciona correctamente.” Como la insulina hace que las células absorban azúcar en la sangre, una disminución en la producción de insulina o una resistencia a la insulina provoca niveles altos de azúcar o glucosa en la sangre. Este alto nivel de glucosa, denominado hiperglucemia, es el sello distintivo de la diabetes.

Se cuenta con algunas referencias anteriores que han llamado también la atención, así lo sugirió Dr. Francis Collins, director de los Institutos Nacionales de Salud, quien confirmó que estudios de laboratorio anteriores habían sugerido que el virus Covid-19 puede infectar células beta humanas.También demostraron que este peligroso virus puede replicarse en estas células beta productoras de insulina para hacer más copias de sí mismo y propagarse a otras células. 

¿En que consistió el estudio? La investigación estuvo a cargo de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford y Weill Cornell Medicine, y se basó en confirmar confirmó la asociación entre COVID-19 y la diabetes. Al analizar muestras de autopsias de personas que murieron de COVID-19, ambos estudios ilustraron la capacidad del virus para infectar las células beta pancreáticas, disminuir la secreción de insulina y producir diabetes tipo 1 de manera bastante contundente. En pocas palabras, el virus destruye las células del páncreas que producen insulina y con ello es normal que los niveles de insulina disminuyan.

Además los expertos señalaron encontraron que estas células en particular pueden ser especialmente vulnerables a ser atacadas por el virus, ya que contienen ciertos receptores que se sabe que se unen al COVID-19. Una vez invadidas, estas células se transformaron en diferentes tipos de células con menor expresión de insulina. Una posible razón que demuestra que el SARS-CoV-2 podría cambiar el destino de una célula. Si bien puede resultar bastante abrumador recibir estas noticias, ya que a estas alturas de la pandemia la mayoría hemos tenido algún conocido o familiar que se contagió ¡existe una parte alentadora! También pudieron comprobar que el consumo de medicamentos específicos podrían revertir este destino, aunque los investigadores sugieren que falta investigación al respecto. El lado malo, es que desafortunadamente en algunos casos el virus puede dañar el páncreas y causar diabetes, de formas que no se revierten tan fácilmente con medicamentos ¿La razón? Debido a la destrucción de las células pancreáticas, los pacientes podrían volverse dependientes de los medicamentos para la diabetes, como la insulina.

La realidad es que como parte de sus conclusiones, los expertos coinciden en que se necesitan más estudios para comprender cómo el SARS-CoV-2 llega al páncreas y qué papel podría desempeñar el sistema inmunológico en el daño más a largo plazo. Finalmente es un llamado a la concienciación en aquellos infectados con el virus: la clave ante un diagnóstico de Covid-19, es estar muy al pendiente en caso de desarrollar cualquier signo clásico de la diabetes. Como sucede con síntomas como la sed extrema y aumento de la micción, pérdida de peso significativa y de manera involuntaria y fatiga, solo por nombrar algunos.

Sin lugar a dudas, se trata de información relevante que funciona como un buen recordatorio para no bajar la guardia, proteger nuestra salud, la de nuestra familia y comunidad. Además es una buena oportunidad para seguir una alimentación saludable e integral, realizar cambios en nuestro estilo de vida y hábitos cotidianos, y apostar por mejorar nuestra salud. 

Te puede interesar: