Biden y Putin logran exitosa reunión y acuerdan retornar embajadores a Estados Unidos y Rusia

Los mandatarios liman algunas asperezas entre ambas naciones en búsqueda de una agenda conjunta que incluye terrorismo y ataques cibernéticos, por lo que coincidieron en el retonor de sus enviados diplomáticos

Biden y Putin logran exitosa reunión y acuerdan retornar embajadores a Estados Unidos y Rusia
Los presidentes Joe Biden y Vladimir Putin se reunieron durante más de cuatro horas.
Foto: DENIS BALIBOUSE / Getty Images

Con una amplia agenda que incluyó terrorismo y ataques cibernéticos, la reunión del presidente Joe Biden y el mandatario ruso Vladimir Putin llegó a buenos términos y acordaron reinstalar a los embajadores de Estados Unidos y Rusia.

Fue el presidente Putin quien anunció el acuerdo del retorno de los enviados diplomáticos a cada país, luego de que fueran llamados a retirarse hace unos tres meses.

El embajador de Rusia en Estados Unidos, Anatoly Antonov, fue retirado de Washington hace unos tres meses, luego de que el presidente Biden describiera a Putin como un “asesino”.

En tanto, el embajador de Estados Unidos en Rusia, John Sullivan, salió de Moscú en abril, tras sugerencia del gobierno de Putin, debido a sanciones de la Administración Biden y la expulsión de diplomáticos rusos de territorio estadounidense.

La Casa Blanca anunció en un comunicado el fin de la reunión extendida que duró casi cuatro horas.

El primero en ofrecer una conferencia de prensa fue Putin, quien dijo que el presidente Biden era “muy diferente” al expresidente Donald Trump.

“El presidente Biden es un estadista experimentado. Es muy diferente del presidente Trump”, expresó.

En un comunicado conjunto difundido por la Casa Blanca, que comienza con “nosotros”, en referencia a ambos mandatarios, se destacó que a pesar de los largos periodos de tensión entre EE.UU. y Rusia, hay objetivos compartidos, los cuales ayudan a reducir “el riesgo de conflictos armadas y la amenaza de guerra nuclear“.

“La reciente prórroga del Nuevo Tratado START ejemplifica nuestro compromiso con el control de las armas nucleares”, indicaron. “Hoy reafirmamos el principio de que una guerra nuclear no es posible de ganar y nunca se debe librar”.

Ambos líderes afirman que buscarán “medidas de control y reducción de riesgos”.

El presidente Biden fue cuestionado sobre si se puede confiar en el presidente Putin, a lo que respondió que se trata de buscar “un interés propio”, pero descartó que tengan confianza plena.

“[Con] casi cualquier persona con la que llegaría a un acuerdo que afectó el interés del pueblo estadounidense, no digo: ‘Bueno, confío en ti y no hay problema'”, expresó. “Veamos qué sucede. Ya saben, como dice esa vieja expresión: ‘La prueba del budín está en comerlo’. Lo sabremos en breve”.

También expresó que mantendrá su atención sobre estadounidenses detenidos en Rusia, pero en conferencia de prensa dijo que aunque considera que hay una avance.

“Creo hay una perspectiva genuina de mejorar significativamente las relaciones entre nuestros dos países, sin que renunciemos a una sola cosa solitaria basada en principios y valores”, expresó.

La Embajada de Rusia en México compartió una imagen de las negociaciones ampliadas entre ambos mandatarios.

La Casa Blanca reportó que el presidente Biden le regaló al presidente Putin una escultura de cristal de un bisonte americano de Steuben Glass de Nueva York.

“Una interpretación majestuosa de uno de los mamíferos más majestuosos de nuestra nación y representante de la fuerza, la unidad y la resistencia”, indica el reporte.

Agrega que se eligió porque en Rusia, durante los últimos 20 años, los bisontes europeos fueron reintroducidos reconstruyendo numerosos sitios, después de su extinción en 1927.

“La escultura se montó sobre una base de madera de cerezo, símbolo del primer presidente de nuestra nación, George Washington, con una placa de inscripción grabada a medida por la conmemorando la reunión entre el presidente Biden y el presidente Putin”, apuntó el Gobierno.

El mandatario estadounidense también le regaló al líder ruso un par de aviadores personalizados hechos por Randolph USA, fabricados en Massachusetts.