Cuenta regresiva para el encuentro Biden – Putin: ¿de qué hablarán?

Este domingo los gobiernos de EE.UU. y Rusia dejaron claro que tienen diferentes expectativas y temas que consideran urgentes para tratar

Cuenta regresiva para el encuentro Biden – Putin: ¿de qué hablarán?
Los presidentes Joe Biden y Vladimir Putin.
Foto: Getty Images

El próximo miércoles el encuentro entre el presidente Joe Biden y su homólogo ruso Vladimir Putin acaparará la atención mundial, aunque las expectativas en ambos bandos son muy diferentes.

Putin, ha declarado este domingo que el gran objetivo de su encuentro de la semana que viene con Biden, será el reestablecimiento del diálogo directo entre ambos países tras años de fuertes tensiones diplomáticas que han roto las cadenas de contacto.

Se espera que la cumbre entre los dos presidentes tenga lugar en Ginebra, Suiza, el 16 de junio, y será su primera reunión desde la inauguración de Joe Biden a principios de este año.

“Restablecer nuestros contactos personales, relaciones, retomar el diálogo directo, crear mecanismos de cooperación que funcionen en los ámbitos que son de mutuo interés”, ha declarado Putin en una entrevista al canal Rossiya 1 donde ha destacado cierta relajación de la tensión en los días previos al encuentro, aunque mantiene que se trata simplemente de un esfuerzo para crear buen ambiente.

Antes de los eventos de alto nivel, ambas partes siempre tratan de suavizar alguna retórica negativa con el fin de crear un entorno favorable apropiado para el trabajo. No hay nada especial aquí, no me llamo a engaño. Este es un enfoque profesional”, ha explicado en este sentido.

Como muestra, Putin dedicó unos segundos a aplaudir “la profesionalidad” demostrada por Biden al aprobar la ampliación del tratado armamentístico START, y se mostró abierto a permitir la extradición de criminales informáticos a Estados Unidos — Rusia ha sido acusada de injerencia informática en los procesos electorales norteamericanos, algo que el Kremlin ha negado — si Washington también hace lo propio.

“Si estamos de acuerdo en la extradición de los criminales, entonces Rusia, por supuesto, lo hará, pero solo si la otra parte (en este caso, Estados Unidos) acepta hacer lo mismo y extradita a criminales similares a la Federación de Rusia”, ha señaldo.

CUESTIONES URGENTES

Según especificó la Casa Blanca cuando se confirmó la fecha de la reunión entre ambos líderes, Biden y Putin discutirán “toda la gama de cuestiones urgentes” entre ambos países, a medida que “buscan restaurar la previsibilidad y la estabilidad de la relación” entre Moscú y Washington.

Por su parte, el Kremlin precisó que los líderes debatirán la lucha contra la pandemia de COVID-19 y la “resolución” de los conflictos regionales.

En las últimas horas, la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, ha asegurado que el presidente estadounidense tiene “toda la intención” de tratar el tema de los Derechos Humanos con Putin a pesar de las reticencias del Gobierno ruso.

“El presidente tiene toda la intención de plantear los abusos de los Derechos Humanos y el encarcelamiento de disidentes y activistas, que es una violación de lo que consideramos deberían ser las normas en todo el mundo”, ha aseverado Psaki en una entrevista para la televisión estadounidense CNN.

El portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, había declarado antes que Putin no tiene intención de tratar estos temas con Biden, ni tampoco hablar sobre el caso del opositor Alexei Navalni.

El secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, rebajó este domingo las expectativas para la cumbre del miércoles al advertir de que la cita no permitirá aligerar de la noche a la mañana las múltiples tensiones en la relación.

“No va a haber un cambio grande, como si accionáramos un interruptor”, dijo Blinken durante una entrevista en la cadena CNN.

En la cumbre Biden “dejará claro al presidente Putin” que Estados Unidos busca “una relación más estable y predecible con Rusia”, y buscará “áreas en las que los intereses” de ambos países “se solapan”, explicó el titular de Exteriores.

“Pero si Rusia elige continuar con sus medidas imprudentes y agresivas, responderemos de forma contundente, como ya ha demostrado el presidente que va a hacer en lo relativo a la interferencia en nuestras elecciones el ciberataque de SolarWinds o el intento de asesinar al señor (Alexei) Navalni con un arma química”, alertó Blinken.

El propio Biden se pronunció en el mismo sentido durante una rueda de prensa este domingo en Cornualles (Reino Unido), en la que subrayó que “no se puede garantizar que vaya a cambiar la actitud” de Putin.

“Los autócratas tienen un enorme poder y no tienen la necesidad de responder a los ciudadanos”, esgrimió el presidente estadounidense al término de su participación en la cumbre del G7.

Biden dijo que estaba de acuerdo con Putin en que la relación bilateral se encuentra en un “punto bajo”, pero insistió en que no busca un “conflicto” con Rusia.

La cita de Ginebra será la primera reunión de alto nivel entre los líderes de ambos países desde que Putin y el expresidente Donald Trump se entrevistaran en Helsinki en julio de 2018.

Tras ese encuentro, Trump ignoró públicamente en una rueda de prensa conjunta las conclusiones de sus propias agencias de inteligencia y dijo que creía a su homólogo ruso cuando decía que Moscú no interfirió en las elecciones de 2016, lo que causó una gran polémica.

En esta ocasión, Biden ha decidido no dar una rueda de prensa conjunta con Putin, como hizo Trump, y en cambio responderá preguntas de los periodistas él solo, porque, según afirmó este domingo, no quiere que el intercambio con los reporteros se convierta en una “competición” con el líder ruso.

Con información de EFE y Agencia Reforma