Por qué el proyecto presupuestal de Bernie Sanders podría favorecer a una reforma migratoria

Más congresistas demócratas ven viable la aprobación del camino a la ciudadanía para millones de indocumentados a través del proceso de Reconciliación y con justificaciones económicas para Estados Unidos

Por qué el proyecto presupuestal de Bernie Sanders podría favorecer a una reforma migratoria
El plan presupuestal del senador Bernie Sanders abre la puerta a una reforma migratoria.
Foto: Stephen Maturen / Getty Images

El senador Bernie Sanders (Vermont), presidente del Comité de Presupuesto del Senado, dio a conocer un proyecto inicial sobre el presupuesto para el gobierno del presidente Joe Biden, donde menciona diversos aspectos relacionados con asuntos migratorios, incluso la legalización de indocumentados.

Debido a ello, organizaciones civiles, como la coalición para los derechos de los inmigrantes humanos (CHIRLA), han destacado la importancia de aprovechar el momento que tienen los demócratas en el Senado para aplicar el proceso de Reconciliación, una estrategia que fue adelantada por el representante Raúl Ruiz (California), presidente del Caucus Hispano del Congreso.

El presupuesto del senador Bernie Sanders ha incluido fondos para programas de legalización (de indocumentados)“, destacó CHIRLA. “Aunque no es un producto final, la iniciativa indica que algunos miembros en el Senado hablan en serio sobre la reforma migratoria”.

La organización destaca el movimiento “#Wareessential Fast Fast for Freedom” en Washington, D.C., una huelga de hambre de ‘dreamers’, portadores de TPS y otros inmigrantes que presionan por la reforma migratoria, incluida el camino a la ciudadania de 11 millones de indocumentados, como propone el proyecto original del presidente Biden.

“Aplaudimos la iniciativa del Presidente de Sanders para que sepa la Casa Blanca que algunos en el Senado son serios acerca de mover la reforma de la inmigración hacia adelante”, destacó Angelica Salas, directora ejecutiva de CHIRLA. “Tomar este tipo de iniciativa es importante, porque muestra que los demócratas están dispuestos a utilizar todas las herramientas disponibles para hacer justicia a las familias inmigrantes”.

Cada vez son más los demócratas de alto rango que se suman a ese plan y lo expresan de manera pública, como ocurrió con el representante Joaquín Castro (Texas).

El 14 de junio, un reporte indicó que de aprobarse una reforma migratoria integral aumentaría el Producto Interno Bruto (PIB) del país hasta en $1.7 billones de dólares durante la próxima década.

Además, ayudaría a incrementar los salarios de todos los estadounidenses y crearía cientos de miles de nuevos empleos, según el informe del Center for American Progress (CAP) en colaboración con el Centro de Migración Global de la Universidad de California, Davis (UC Davis).

El plan de 51 votos

El documento presupuestal de Sanders no es el final, pero Roll Call detalló parte del contenido, donde se incluyen argumentos migratorios, citando un precedente de 2005 de disposiciones aprobadas por el Senado para aumentar el número de visas de inmigrantes de manera similar por motivos económicos.

Ante el probado obstruccionismo de los republicanos, confirmado con el rechazo a la reforma electoral, los demócratas tienen pocas opciones con una mayoría limitada y una sola oportunidad para aprobar la reforma migratoria, como lo dictaminó la parlamentaria, Elizabeth MacDonough.

De este modo, el líder de la mayoría en el Senado, Chuck Schumer (Nueva York), puede guiar la aplicación del proceso para aprobar un plan presupuestal del presidente Biden que incluya la reforma migratoria, sin tener necesidad de convencer a 10 republicanos.

El senador Sanders confirmó este martes que se incluiría un camino hacia la ciudadanía, pero dijo que los demócratas aún están determinando quiénes serían los migrantes a proteger, ya que hay cuatro proyecto en el Congreso, dos ya aprobados en la Cámara de Representantes que protege a ‘dreamers’ y portadores de TPS y el de trabajadores agrícolas.

Apoyo en aumento

Cada vez son más los demócratas abiertos a incluir en el proceso de Reconciliación una reforma migratoria, incluido el senador Bob Menendez (Nueva Jersey), quien reconoció que un plan bipartidista es la mejor opción, pero no se dejarán opciones de lado.

“Preferimos un acuerdo bipartidista, incluso si no está todo lo que nos gustaría ver”, dijo. “Pero en ausencia de hacer eso, aquellos de nosotros que creemos en la reforma migratoria sentimos que tenemos que al menos perseguir esta opción y ver si es viable”.

Llama la atención que incluso el senador Joe Manchin (West Virginia), quien ha servido de contrapeso en al balanza de proyectos demócratas en el Senado, esté de acuerdo con que se incluyan fondos en “infraestructura humana”, según dijo en NBC News.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (California), también confirmó que es viable aplicar la regla de Reconciliación, como se hizo con el Plan de Rescate Estadounidense.

“Creemos que podemos argumentar sobre los impactos presupuestarios de la inmigración en nuestro país y vamos a intentar hacerlo”, dijo a sus colegas en una reunión telefónica revelada por Roll Call.