Corte Suprema descarta que ley electoral de Arizona sea discriminatoria y podría impactar a nivel nacional

Con votación 6-3, los jueces del Máximo Tribunal descartan que la norma excluya a ciertos grupos en votación, además de respaldar las reglas sobre la emisión de votos anticipados y el día de un proceso electoral local o federal

La Corte Suprema respaldó la ley electoral de Arizona.
La Corte Suprema respaldó la ley electoral de Arizona.
Foto: Al Drago / Getty Images

La Corte Suprema avaló dos disposiciones de la ley de votación de Arizona, descartando que se violen procesos sobre cómo se emiten la boletas y que las regulaciones resulten en discriminación racial.

Este fallo, aprobado 6-3, podría tener impacto en otras leyes estatales, en medio de un esfuerzo de republicanos de cambiar las reglas en entidades en las que gobiernan, pero que han sido desafiadas por demócratas, acusando que violan la Ley de Derechos Electorales.

La opinión fue escrita por el juez Samuel Alito, la cual responde a dos preguntas: ¿La política fuera del recinto de Arizona viola la Sección 2 de la Ley de Derechos Electorales? y ¿La ley de recolección de boletas de Arizona viola la Sección 2 de la Ley de Derechos Electorales o la Decimoquinta Enmienda? En ambos casos se descartó que eso ocurriera.

Sobre la recolección de boletas, los jueces avalan que sólo ciertas personas, es decir, miembros de la familia y del hogar, cuidadores, carteros y funcionarios electorales, sean responsables de la boleta de votación anticipada completa de otra persona.

Tampoco se contarían las boletas en persona emitidas en el recinto de votación equivocado el día de las elecciones. Los críticos de la reforma, que llevaron el pleito a tribunales, acusaron que esto impactaría el voto de ciertas comunidades, incluidos latinos.

“A la luz de los principios establecidos anteriormente, ni la regla de Arizona fuera del recinto ni su ley de recolección de boletas viola la §2 de la VRA (ley electoral federal)”, escribió Alito. “La regla de fuera del recinto electoral de Arizona impone el requisito de que los votantes que decidan votar en persona el día de las elecciones deben hacerlo en sus distritos electorales asignados. Tener que identificar su propio lugar de votación y luego viajar allí para votar no excede las cargas habituales de votar”.

La decisión de la Corte Suprema es un apoyo importante a los esfuerzos de republicanos que buscan modificar varias leyes estatales, como en Texas –que serían incluso más restrictiva–, luego de las acusaciones del expresidente Donald Trump de fraude electoral, las cuales no fueron demostradas en tribunales.

El caso de Arizona llegó a la Corte Suprema luego de que la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito invalidara las dos disposiciones mencionadas, al considerar que eran discriminatorias, especialmente para afroamericanos y latinos.

La senadora demócrata Catherine Cortez (Nevada) criticó la decisión de la Corte Suprema en contra del Comité Nacional Demócrata.

“El derecho al voto está siendo atacado en todo el país”, afirmó. “La Corte Suprema, que ya había destruido las principales disposiciones de la Ley de Derechos Electorales, hoy la debilitó aún más. Esto debe servir como una alerta”.

Urgió a que se aprobaran la la Ley de Derechos Electorales John Lewis y la Ley Para el Pueblo (For the People’s Act) cuya discusión fue detenida por republicanos en el Senado.