3 claves sobre la ley de derecho al voto en el Senado

El líder de la mayoría en el Senado, Chuck Schumer, enfrenta el reto de asegurar la aprobación de una de las mayores reformas electorales en el país en años, la cual podría implementarse el 2022

3 claves sobre la ley de derecho al voto en el Senado
Chuck Schumer, líder de la mayoría en el Senado.
Foto: Win McNamee / Getty Images

Las acusaciones infundadas de fraude electoral, impulsadas por el expresidente Donald Trump, reforzaron los planes de entidades gobernadas por republicanos para impulsar leyes locales que restringieran la forma de votar, particularmente aquellas con las que el exmandatario acusó que se cometió fraude, como el voto por correo.

Expertos en derechos electorales han alertado sobre el incremento de este tipo de normas cuya batalla podría ser minimizada con una reforma federal, como la Ley Para el Pueblo 2021 (For the People Act 2021), apoyada por el presidente Joe Biden.

El debate sobre los derechos al voto y la organización de los procesos electorales está también en discusión en la Corte Suprema, donde se revisan dos leyes de Arizona, pero los progresistas creen que los jueces conservadores del Máximo Tribunal podrían imponerse al tener 6-3 de los votos.

1. Su paso en la Cámara

Aunque no tuvo un avance sencillo, el 3 de marzo, el proyecto de ley fue aprobado en la Cámara de Representantes, donde se destacó que con ello se mejorarían las leyes de financiamiento de campañas y se buscaría fortalecer los derechos de voto, a través de la creación de un registro automático de votantes y la ampliación del acceso a la votación anticipada y en ausencia.

El líder de la mayoría de la Cámara de Representantes, Steny Hoyer (Maryland), defendió en aquel momento la propuesta citando los esfuerzos de republicanos para “dificultar el voto de la gente”.

La votación de la norma fue cerrada con 220 votos a favor contra 210 en contra y dos ausencias.

2. El problema en el Senado

El proyecto de ley enfrenta una intensa división entre demócratas, lo que complica su aprobación y el intento de convencer a algunos republicanos, quienes en general mantienen su postura en contra.

El líder de la minoría Chuck Schumer (Nueva York) adelantó que la votación de este martes era para un proceso que permitiera discutir el proyecto, no aprobarlo.

“No es una votación sobre este proyecto de ley o aquel proyecto de ley. Es una votación sobre si el Senado debería simplemente debatir el tema del derecho al voto, el crucial tema del derecho al voto en este país”, expresó ante periodistas.

Uno de los senadores clave es el demócrata Joe Manchin (West Virginia), quien se ha opuesto al proyecto al considerar que no es bipartidista, pero impactará al proceso demócratico de todo el país.

Sin embargo, Manchin ha discutido el tema con líderes de su bancada y el propio presidente Biden y aunque parece que ha relajado su postura, hay una lista de temas a discutir, como la manipulación partidista o ‘gerrymandering’, así como la votación anticipada y la identificación de votantes.

La presión para aprobar la norma es para que pueda aplicarse en la elección intermedia del 2022, cuando se espera que los estados enfrenten mayores retos sobre organización y conteo de votos, luego de las teorías de conspiración del expresidente Biden y sus aliados sobre fraude electoral en 2020, quejas que fueron desechadas en diversos tribunales por falta de pruebas.

El líder de la minoría, Mitch McConnell (Kentucky) ha dejado clara su postura en contra de la ley, a asegurar este martes que el control de los procesos electorales debe mantenerse en las entidades.

3. Biden presiona

El presidente Biden es uno de los más interesados en que se apruebe la legislación y se ha mantenido al tanto del debate.

Este martes incluso publicó un tuit urgiendo al Senado aprobar el proyecto y enviarlo pronto a su escritorio para firmarlo, al considerar que la democracia “estaba en peligro”, como lo ha mencionado en otros discursos.

No podemos quedarnos de brazos cruzados mientras la democracia está en peligro, aquí, en Estados Unidos“, tuiteó. “Necesitamos proteger el sagrado derecho al voto y asegurarnos de que ‘Nosotros, el Pueblo’ elijamos a nuestros líderes, la base sobre la que descansa nuestra democracia. Necesitamos urgentemente la Ley Para el Pueblo”.

La Casa Blanca, a través de la Oficina de Gestión y Presupuesto, indicó que el Gobierno federal apoya la S.1, repitiendo el discurso del presidente Biden de que la democracia estaba en peligro.

El derecho al voto, un derecho sagrado en este país, está siendo atacado con una intensidad y agresividad que no veíamos en mucho tiempo“, asegura.

El mensaje retoma los hechos del 6 de enero de 2021, cuando una turba armada –seguidores del expresidente Trump– se oponían a la certificación de la elección e ingresaron violentamente al Capitolio.

Entre los argumentos que apunta como ventaja se encuentran:

>> Reforzar la redistribución de distritos para restringir la manipulación partidista.
>> Ampliaría las herramientas para que el Departamento de Justicia haga cumplir los derechos de voto de todos los estadounidenses sin importar su raza o etnia.
>> Reformaría el sistema de financiación de campañas con mayor transparencia.
>> Establecería reglas éticas más estrictas para las tres ramas del Gobierno.

También se menciona el avance en entidades republicanas sobre leyes que restringen el voto, por lo que urge a senadores a avalar el proyecto de ley.

“La Administración aplaude los esfuerzos en el Senado para incorporar comentarios que mejoren y fortalezcan el proyecto de ley y facilitarían la implementación de sus reformas por parte de los estados”, indica.