Abuelo neoyorquino murió en choque múltiple causado por auto robado, mientras su familia venía pasando por casualidad

Al menos cuatro vehículos estuvieron involucrados en el aparatoso accidente sucedido en Long Island, que cobró la vida de un abuelo de 75 años que iba conduciendo con normalidad

Policía estatal de Nueva York (NYSP).
Policía estatal de Nueva York (NYSP).
Foto: Andrés Correa Guatarasma / Cortesía

Richard Riggs, un abuelo neoyorquino de 75 años, encontró la muerte al verse involucrado en un choque múltiple aparentemente causado por un auto robado, y su familia vio el aparatoso accidente porque venía pasando por la zona, por casualidad.

Riggs, residente de Holbrook (Long Island), murió el lunes a causa de sus heridas en el mismo lugar del accidente, en Exit 38 de Southern State Parkway, dijo la Policía Estatal de Nueva York (NYSP).

Según la investigación preliminar, un Jeep Grand Cherokee blanco y un Range Rover -que luego se determinó había sido robado- se desplazaban de manera errática, poco después de las 3:15 p.m. en la ciudad Babilonia.

Esos vehículos intentaron pasar entre otros dos: un Toyota Prius y un Mitsubishi Outlander, lo que provocó una colisión, dijeron las autoridades.

La colisión envió al Range Rover robado fuera de la carretera hacia el arcén derecho y hacia la línea de árboles, mientras que el Outlander donde viajaba Riggs chocó contra un árbol y volcó. El Prius golpeó una barrera de cemento y se detuvo en el carril izquierdo.

Riggs era el único ocupante del Mitsubishi Outlander. Más tarde su esposa Carol Riggs le dijo a NBC News que ella y su hija estaban conduciendo por esa misma vía el lunes para recoger a sus nietos del campamento cuando vieron el auto volcado y se quedaron sin aliento porque se parecía al de su padre.

Las dos mujeres no sabían con certeza que era el vehículo de Riggs. Luego su yerno le confirmó que efectivamente su esposo había sufrido un fatal accidente e incluso ya estaba muerto cuando ellas pasaron a su lado.

La señora dice que ahora no puede quitarse de la cabeza la imagen de ese vehículo en ruinas y está suplicando al público que presente cualquier información que conduzca a arrestos en el caso.

Los dos ocupantes del Range Rover fueron vistos siendo recogidos por el Jeep blanco y huyeron del lugar. No se disponía de información sobre posibles sospechosos a principios de la tarde del martes.

El robo de autos ha aumentado en todo el estado y en la ciudad de Nueva York durante el último año, según las últimas estadísticas.  Los casos varían en dramatismo y algunos terminan en persecuciones y accidentes.