3 claves sobre la reforma migratoria que avanza en el Congreso y el proceso de Reconciliación

Los demócratas acordaron integrar en el paquete económico de $3.5 billones de dólares un plan que abriría el camino a la ciudadanía para millones de indocumentados, pero el proceso es complejo, aunque hay esperanza al poder evitar la obstrucción de republicanos

Activistas han intensificado su movilización para exigir una reforma migratoria.
Activistas han intensificado su movilización para exigir una reforma migratoria.
Foto: Tasos Katopodis / Getty Images

Esta semana los defensores de inmigrantes recibieron la mejor noticia en años de lucha: los demócratas en el Congreso integraron algún tipo de reforma migratoria en el paquete económico de $3.5 billones de dólares, el cual será empujado a través del proceso de Reconciliación.

El representante Raúl Ruiz (California), presidente del Caucus Hispano del Congreso, había adelantado a este diario el plan de los congresistas y a los pocos días, el representante Joaquín Castro (Texas) participó en la presentación de la proyección económica elaborada por el Center for American Progress (CAP) en colaboración con el Centro de Migración Global de la Universidad de California, Davis (UC Davis).

A finales de junio, Roll Call dio a conocer parte de un esbozo de proyecto elaborado por el senador Bernie Sanders (Vermont), presidente del Comité de Presupuesto, en el cual se incluían argumentos migratorios, citando un precedente de 2005 de disposiciones aprobadas por el Senado para aumentar el número de visas de inmigrantes de manera similar por motivos económicos.

Tras una reunión con los miembros de ese comité y el líder del Senado, Chuck Schumer (Nueva York), se confirmó el acuerdo sobre el proyecto económico de infraestructura y ayuda a las familias, el cual fue celebrado por la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes (CHIRLA), debido a que incluía un plan para brindar un camino a la ciudadanía a los indocumentados.

“Esta propuesta… incluye gastos en programas de legalización para inmigrantes, para que puedan participar adecuadamente en la vida de este país”, destacó Angélica Salas, directora ejecutiva de esa organización. “Hemos estado diciendo que, si Estados Unidos quiere reconstruir mejor, debe incluir a los inmigrantes. Gracias por escuchándonos”.

1. Qué contempla el proyecto

Todavía no hay detalles sobre plan en sí, pero el senador Bob Menéndez (Nueva Jersey), dijo a MSNBC que la propuesta incluía un fondo de $120,000 millones de dólares para asuntos migratorios.

“Serían $120,000 millones de dólares para temas relacionados con la inmigración”, expuso.

Sin embargo, la cifra podría ser mayor o menor, aunado a que no hay especificaciones sobre cuál de las reformas se incluirá.

Reconoció que hay una coincidencia entre demócrata sobre modificaciones legales para favorecer a los ‘dreamers’, gente con Estatus de Protección Temporal (TPS) y trabajadores agrícolas, considerados empleados esenciales durante la pandemia.

De las propuestas que analizan los congresistas hay una que beneficiaría a unos cinco millones de indocumentados, incluyendo los mencionados, pero dejaría fuera a quienes no tienen ningún tipo de protección actual o no forman parte del universo social contemplado.

2. El proceso de Reconciliación

Esta vía legislativa permite a los congresistas aprobar reformas presupuestales sin necesidad de 60 votos. En este caso, al tener una mayoría limitada, los demócratas pretenden evitar el obstruccionismo republicano.

La vía es complicada, pero debe integrar esencialmente justificaciones económicas, según explica el propio Congreso, lo que lleva a distintos comités involucrados a elaborar proyectos específicos, que serán integrados en un plan del Comité de Presupuesto.

Diversos estudios, como el mencionado del CAP, la Universidad de California, Davis y la organización UnidosUS, establecen los aportes económicos de los inmigrantes y cómo eso impacta en las finanzas de los EE.UU. a través de impuestos, generación de empleos, entre otros.

“(En la Reconciliación) sólo se pueden incluir políticas que modifiquen los gastos o los ingresos”, indica el Congreso en sus reglas. “El tiempo de debate del Senado es limitado y sólo se pueden ofrecer ciertos tipos de enmiendas”.

El mejor escenario económico para el paíse sería con la reforma integral del presidente Joe Biden, que abriría el camino a la ciudadanía para 11 millones de indocumentados, ya que aumentaría el Producto Interno Bruto (PIB) hasta en $1.7 billones de dólares durante la próxima década, además de crear casi medio millón de empleos en los siguientes años e incrementar los ingresos de los trabajadores. Todo eso tiene un impacto fiscal.

El “peor escenario” sería la aprobación de alguna reforma que beneficie a menos millones de indocumentados, entre los que se encontrarían ‘dreamers’, portadores del TPS y trabajadores agrícolas, lo que aumentaría el PIB a $1.5 billones de dólares durante 10 años y crearía 400,800 nuevos empleos.

3. Compromiso demócrata

Hasta ahora, ningún senador demócrata ha rechazado el plan migratorio a través del proceso de Reconciliación, ni siquiera Joe Manchin (West Virginia), quien critica la propuesta económica sobre medio ambiente. Este senador ha sido clave, ya que podría romper la mayoría mínima de sus colegas y evitar la aprobación del plan.

En general, los demócratas se muestran empáticos sobre el momentum para aprobar una reforma migratoria, aunque sea limitada, como se expresó en un evento organizado por los activistas de CASA, donde participaron inmigrantes de más de 20 países, desde Asia hasta África y América Latina, con una representación de Maryland, Pensilvania y Virginia.

“Escuchar la historia de María del Carmen es un poderoso recordatorio de que demasiados inmigrantes en todo el país deben luchar contra las reglas arbitrarias e injustas de nuestro sistema migratorio actual”, reconoció el senador Alex Padilla (California). “Es hora de que el Congreso actúe. Los demócratas deben brindar la estabilidad y la seguridad que merecen las familias inmigrantes. Usar el proceso de Reconciliación presupuestaria para brindar este alivio tiene sentido y seguiré luchando para lograrlo”

El senador Chris Van Hollen (Maryland) se sumó a esa postura, al reconocer que millones de inmigrantes hicieron un trabajo esencial durante la pandemia. Fue de los promotores del proyecto de ley para empleados de primera línea.

“Muchos beneficiarios de TPS llegaron a nuestro país huyendo de la violencia y las dificultades… Son nuestros vecinos, dueños de negocios locales, amigos y trabajadores de primera línea, y estoy comprometido a brindarles seguridad y certeza a través de un camino hacia la ciudadanía”, indicó.