Variante Delta de COVID es uno de los virus “más infecciosos que se conocen hasta hoy”, admiten los CDC

La enfermedad causada por la infección de esta mutación del nuevo coronavirus suele ser más contagiosa y rápida que otras cepas del virus causante de COVID-19

Algunos estados de EE.UU están experimentando un incremento de las nuevas infecciones de COVID-19.
Algunos estados de EE.UU están experimentando un incremento de las nuevas infecciones de COVID-19.
Foto: AFP / Getty Images

Los números son implacables: según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos la variante Delta de COVID representa aproximadamente un 83% de las nuevas infecciones en el país. Los CDC también admiten que esta mutación es uno de los virus más infecciosos que se conocen hasta hoy, pues es más agresiva y transmisible que las cepas anteriores.

La doctora Rochelle Wallensky, directora de los CDC, reconoció el nivel de peligrosidad de esta variante del nuevo coronavirus y urgió a la población a usar las herramientas disponibles para protegerse contra  el virus, como la vacunación.

“En comparación con el virus que circulaba inicialmente en los Estados Unidos al comienzo de la pandemia, la variante Delta es más agresiva y mucho más transmisible que las cepas que circulaban anteriormente“, señaló la funcionaria en conferencia de prensa. “Es uno de los virus respiratorios más infecciosos que conocemos y que he visto en mis 20 años de carrera”, aseguró.

Según la Organización Mundial de la Salud, la variante Delta se ha extendido en 98 países del mundo y un estudio realizado recientemente en China encontró que esta mutación puede producir una carga viral 1,000 veces superior que otras cepas del virus.

Hasta el momento, los CDC registran un total de 56.4% de la población que ha recibido al menos una dosis de las vacunas contra COVID-19 disponibles, contra un 48.8% de la población totalmente vacunada. En EE.UU. la variante Delta ha provocado un incremento dramático de las nuevas infecciones en lo que va de julio, particularmente en los estados con bajas tasas de vacunación, como Texas, Florida y Missouri.

La semana pasada la doctora Wallensky afirmó que un 97% de las personas enfermas de COVID-19 que han requerido hospitalización debido a la gravedad de sus síntomas, no estaban vacunadas, situación a la que se refirió como una “pandemia de no vacunados”.

En esta ocasión, Wallensky advirtió que ante el creciente incremento de casos que están comenzando a ocupar la máxima capacidad de los hospitales en algunas áreas del país, EE.UU. se encuentra en un “momento crucial en esta pandemia”.

Hizo un llamado a “unirnos como una nación, unidos en nuestra determinación de proteger la salud de nosotros mismos, nuestros niños, nuestra comunidad, nuestro país y nuestro futuro con las herramientas que tenemos disponibles”.