“Ojalá los hubieran matado a todos”, la amenaza de seguidor MAGA a policía que dio testimonio por invasión al Capitolio

Cuando rendía testimonio ante congresistas, el oficial de la Policía de Washington, D.C., Michael Fanone, recibió un buzón de voz con insultos por pedir perseguir y castigar a quienes participaron en actos violentos del 6 de enero

El oficial Fanone rindió testimonio este martes en el Congreso.
El oficial Fanone rindió testimonio este martes en el Congreso.
Foto: Oliver Contreras / Getty Images

Mientras rendía testimonio en el Comité Especial por la invasión violenta al Capitolio el 6 de enero, el oficial de la Policía de Washington, D.C., Michael Fanone, recibió un buzón de voz del que se presume es un seguidor del expresidente Donald Trump  y su movimiento MAGA, donde lo insulta y lamenta “no lo hubieran matado”, al igual que a otros agentes.

“Lástima que no te golpearan más… Ojalá los hubieran matado a todos ustedes”, dice parte del audio sobre los policías que defendieron el Capitolio de los insurrectos.

El audio fue presentado en CNN, donde Fanone lamentó el mensaje, pero consideró que es parte del legado del expresidente Trump.

“Esto es lo que sucede a la gente cuando dice la verdad en los Estados Unidos de Trump”, dijo.

Fanone contó que fue atacado con tasers por los invasores del Capitolio.

“Estoy seguro de que estaba gritando, pero no creo que pudiera escuchar mi propia voz”, dijo ante congresistas.

Señaló que su cámara corporal captó el momento del ataque y será una prueba que considera contundente.

“Es una parte importante del expediente para la investigación de este comité y para que el país entienda cómo fui agredido y casi asesinado cuando la turba atacó el Capitolio ese día”, expuso.

Los congresistas escucharon y cuestionaron a Fanone, así como al sargento de la Policía del Capitolio, Aquilino Gonell; al oficial de la Policía de Washington, D.C., Daniel Hodges, así como el policía del Capitolio, Harry Dunn.

Agregó que cuando era atacado no dejaba de pensar en sus cuatro hijas.

“Dije tan fuerte como pude: ‘¡Tengo hijos!’. Afortunadamente, algunos de la multitud intervinieron y me ayudaron”, expresó.

Sin embargo, la agresión física le dejó secuelas de salud severas.

“Me diagnosticaron una conmoción cerebral, una lesión cerebral traumática y un trastorno de estrés postraumático”, apuntó.

También criticó que haya ciudadanos, por quienes arriesgó su vida, nieguen o minimicen lo que sucedió.