Administración Biden defiende deportaciones aceleradas de familias a través de ICE

El Departamento de Seguridad Nacional confirmó que las agencias migratorias CBP y ICE procesan el retorno exprés de las familias que no puede expulsar bajo el Título 42, dedido a la pandemia de COVID-19, ni tampoco cumplen con requisitos para petición de asilo

El DHS compartió imágenes sobre la deportaciones aceleradas.
El DHS compartió imágenes sobre la deportaciones aceleradas.
Foto: DHS / Cortesía

El gobierno del presidente Joe Biden defendió la decisión de retomar la deportación acelerada de adultos y familias completas que no cumplen con los requisitos de petición de asilo.

El viernes, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) indicó que la oficina de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) reanudó los vuelos para devolver a Guatemala, El Salvador y Honduras a los inmigrantes que no pueden ser expulsados bajo el Título 42, sobre las restricciones por la pandemia de COVID-19 ni tampoco cumplen con requisitos de petición de asilo.

El Departamento de Seguridad Nacional reanudó hoy (viernes) los vuelos de expulsión acelerada para ciertas familias que llegaron recientemente a la frontera sur, pero no pueden ser expulsadas bajo el Título 42 y no tienen una base legal para permanecer en los Estados Unidos”, indicó la Administración Biden.

Se confirmó que estas familias fueron detenidas por personal de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), pero fueron entregadas y procesadas por ICE, indicó el DHS en un comunicado donde defiende la medida ampliamente criticada por activistas de migrantes.

“El proceso de deportación acelerada es un medio legal para administrar de manera segura nuestra frontera, y es un paso hacia nuestro objetivo mayor de lograr un procesamiento de inmigración seguro y ordenado”, afirma.

La Administración Biden afirma que este proceso envía un mensaje claro a inmigrantes que no califican para procesos de asilo e intentan ingresar al país en forma irregular.

“Estamos dejando en claro que aquellos que no califiquen para permanecer en los Estados Unidos serán removidos de inmediato”, indicó.

En junio, las órdenes de deportación aumentaron casi 50% en comparación con mayo, informó el centro independiente Transactional Records Access Clearinghouse (TRAC), de la Universidad de Syracuse (Nueva York).

La decisión surge a la par de reportes de que México dejó de recibir a inmigrantes bajo el Título 42, pero hay confusión sobre esa nueva postura del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, ya que no hay un reporte oficial y tampoco ha respondido a petición de este diario para aclarar el cambio de política.

Mientras la periodista Valerie González afirma que un funcionario anónimo confirmó la decisión del Gobierno mexicano, el corresponsal de CBS News, Camilo Montoya-Galvez, dice que el DHS mantiene la misma política y coordinación con las autoridades vecinas del sur.

Rechazo y bienvenida

Al mismo tiempo que aumentan las deportaciones aceleradas, la Administración Biden defiende su plan migratorio y el programa de asilo.

“El asilo y otras vías de migración legal deben estar fácilmente disponibles para quienes las necesiten, y esta Administración se compromete a considerar las solicitudes de asilo de manera justa y eficiente”, afirma. “Aquellos que no busquen protección o que no califiquen serán devueltos de inmediato a su país de origen”.

El DHS destaca que se ha buscado expander la migración legal, como se hace a través del programa de menores centroamericanos reasentados en EE.UU. y designar para Centroamérica 6,000 visas H-2B, que son para trabajos temporales no agrícolar.

“La migración irregular a los Estados Unidos es peligrosa y puede tener consecuencias migratorias a largo plazo”, advirtió el Gobierno. “El viaje es especialmente peligroso para las familias y los niños, incluidos los adolescentes”.

Las organizaciones civiles que defienden a inmigrantes, como la coalición Welcome With Dignity, criticaron la decisión de la Administración Biden, a considera que es una forma de “deportación ilegal de personas que buscan asilo”.

“La política someterá innecesariamente a las familias a un trato abusivo y condiciones inhumanas en las celdas de detención”, advierten.

Los activistas recordaron que se envió una carta al secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, instándolo a rechazar el uso de la deportación acelerada.